BarrioComuna 8La CiudadSociedad

EL CARTÓN, BELCEBÚ Y PAULA Y DIEGO

LA VILLA EL CARTÓN, ERA UN ASENTAMIENTO INHUMANO SOBRE LA AVDA CNEL ROCA QUE FUE DESTRUIDA POR UN INCENDIO QUE YA SE CREE «PROVOCADO»

por Víctor José Del Vento Grela

“El Cartón” estaba sobre avda Roca, frente a los monobloques de Mariano Acosta y bajo el puente de la AU7 que lleva al Parque Roca. Los residentes en su mayoría cartoneros, dicen que no había “aguantaderos ni mala gente”. Se incendió en la madrugada del 8 de febrero del 2007 – o la prendieron, ¿cómo saber la verdad?-

los moradores la noche del incendio
los moradores la noche del incendio

El Gobierno de Telerman montó el “precario centro de evacuados” en el Parque Roca, donde instaló a la gente, pegado a la 27 de Febrero, en tanto les construiría viviendas definitivas que prometió para Junio del 2008. Las viviendas prometidas a casi 300 vecinos están a cargo de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, dentro de su plan, «Sueños Compartidos». Y son parte del Plan Federal de Viviendas. Las construyen los mismos beneficiarios, tal debe ser su espíritu. O sea, muchos de estos vecinos construyen sus propias casas, en los terrenos ubicados en Castañares y General Paz.

Dos años después -y ya sin poder echarle la culpa a Telerman-; las casas siguen en veremos pero un audaz funcionario del Instituto de Vivienda (IVC), calculó que estarán listas en un año, opinión vertida en la audiencia convocada por el juez Andrés Gallardo para ejecutar la sentencia, -confirmada por la Cámara-, que juzga que; “cómo en el lugar se vive en condiciones de «indignidad» DEBE SER CERRADO”.
Aunque uno de los tantos vecinos que trabajan en las obras,-“off the record”-, asegura que: “ni mamados terminan las obras en un año” y por eso desde el IVC dicen estar «apretando a la Fundación de las Madres para que apure los tiempos».

Del 2007 a hoy, a las 230 familias que ocupaban “El Cartón” se les sumaron muchas más. Algunas trasladadas por el Gobierno desde otras villas o asentamientos y otras que llegaron por si solas cuando se corrió la bola del pago de subsidios. Dice Giselle; -el problema es que arreglan con los policías y los dejan pasar… Demasiado simple y poco comprobable la explicación, ya que recién ahora la Policía tiene orden de custodiar el predio.

El Gobierno de la Ciudad a través de la Ministro de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal, ofreció en la audiencia subsidios de $ 25.000, pero sólo a las 361 familias censadas al 5 de diciembre con el objetivo de que acepten irse y se pueda cerrar.
Para cortar por lo sano el juez Gallardo ordenó que la Policía Federal custodie el predio, para que no entre más gente «porque no da para más».
La propuesta fue considerada «insuficiente» por los delegados y el juez dejó a voluntad de las familias si aceptan o no. Con los “rebeldes”, el Gobierno tendrá dos meses para negociar, ya que el juez fijó el 16 de abril como fecha tope para el cierre del centro.

El Parque Roca usado por el Gobierno Porteño como refugio para estas familias está muy lejos de ser un sitio apto. La situación deplorable de las instalaciones sanitarias, de agua y electricidad, produjo un virtual colapso y obligó así a la intervención judicial. Sin agua -ni de donde sacarla- y sin luz viven peor que antes, pero esta vez por obra y gracia del gobierno de turno. Los baños están son más infectos que el Riachuelo. Las familias conviven en un solo ambiente de 24 m2 con calles angostas y sucias. -Es un lugar infrahumano para habitar. Y lo peor de todo es que no es un asentamiento, es un centro de evacuados construido por el gobierno, dijo el asesor tutelar de menores Gustavo Moreno.

"el refugio provisorio" en Parque Roca provisto por el Gobierno de la Ciudad
"el refugio provisorio" en Parque Roca provisto por el Gobierno de la Ciudad

Hay un detalle que no es poca cosa: el acuerdo logrado estipula que si dentro de un año y medio las viviendas no están listas, se les otorgará nuevamente el subsidio. Un choreo que es muy factible que ocurra dada la paradoja de ser los constructores los mismos beneficiados con la medida punitiva; o sea, yo mismo me hago mi casa y si yo mismo me demoro en la construcción, me pagarán de vuelta. ¿Es así, o me parece a mi?
Aunque a la fecha nadie recibió subsidios y todos están ansiosos. Demasiados. Los abogados de los vecinos, también…
El acuerdo es: firman, cobran y en el acto vuelan en un camión municipal. Pero las opiniones están tan divididas que es imposible un mínimo de consenso. -Al final pudieron dividirnos», concluye Mabel, la referente moral del asentamiento y capitana del comedor «La Misión» no negocia y huele la falsedad de las promesas mucho antes que la pestilencia del riachuelo.

La Asesoría Tutelar presentó una acción judicial contra el gobierno para que entregue las viviendas definitivas, que construye la Fundación Madres de Plaza de Mayo y una medida cautelar que asegure alimentos, agua caliente, educación y asistencia sanitaria a los habitantes. Mabel. -¿Adónde ir ahora que nos tenemos que ir? Los chicos están todos brotados y no sabemos qué es lo que les pasa. Los médicos dicen que es por el ambiente. Familias con dos o tres chicos dan vueltas por las inmobiliarias de la zona para alquilar mientras esperan que les den la casa. Otros alquilan en otras villas esperando también. A algunos el Gobierno de la Ciudad los ubicó en esas cuchas infames llamados “hoteles”. El problema para todos es el mismo ¿Cómo dejar la ciudad si es la que les provee la subsistencia? Las razones más comunes son; -Lo más grave de todo pasa por la cercanía con la escuela, con la salita donde los chicos se atienden» y ni hablar los trabajos: no es lo mismo cartonear en la zona que tener que venir todos los días de la provincia…

-El Gobierno Porteño debe mejorar las viviendas transitorias, agregó el defensor de menores. Lo cierto es que la corporación política y el resto, -ergo nos- vivimos en mundos paralelos; el de ellos mucho mejor que el nuestro.

Sus “decisiones” son siempre poco felices. Para los villeros en este caso y para el resto de los vecinos que cada día ven cómo la brecha entre ambos bandos se agiganta y disputa su vida y sus espacios con gente que no tiene nada ya para perder.

Es prehistoria, salir a la calle a tomar un mate en la puerta con la vecina. Barrer la vereda. Lavar el auto. Pero no nos engañemos: el pobre merece otro destino sin duda, cómo merece otro destino el chorro. El asesino.

Hoy día que tanto joden con el campo, recordad que el “Martín Fierro”, no es otra cosa que el calvario del nacido en el campo y expulsado por los mismos que hoy reclaman.
Mucha de esta gente vino de sus provincias, hambreados a vivir cómo rémoras de los despojos de la gran ciudad y del asistencialismo que las sucesivas clases políticas reinantes distribuyeron desde y para siempre cómo “paco” para tener a su disposición su legión de zombies votantes.
Belcebú cambió su precio para sus tentaciones carnales: entrega planes asistenciales, casas y prebendas a los pobres, pero a cambio les arranca el voto.
Que no es el alma pero que le anda cerca……..

Paula y Diego

ellos también esperan conseguir un hogar
ellos también esperan conseguir un hogar

Son los papás de Camila y Juan.
Esperaron estár mejor economicamente para ser padres, pero una noche de azar jugó a favor de la cigueña y el dúo tuvo otro dúo.
Diego es Ingeniero Electrónico y es empleado de una multinacional, pero su sueldo es tan escaso cómo su pelo, -referencia propia-. Tiene ocho años de antiguedad. Paula es vendedora de una casa de ropa de la avda Santa Fé hace seis años. Todavía está de licencia.
El papá de Diego se jubiló en Gas del Estado y la mamá cómo docente y hoy tienen un kiosko en la casa. El papá de Paula también son jubilados -con la mínima-, tiene un remise y la mamá vende repostería por encargo. No les falta ni les sobra nada.
Hace diez años que conviven pero cinco que se casaron… Por eso de juntar para casarse….
Con dos laburos pudieron alquilar un departamento en Congreso. Cerca del trabajo de ambos. Un dos ambientes medio arruinado que supieron arreglar, -pero nada barato igual-. La idea era ahorrar con el tema del casorio (fiesta, etc), pero no se pudo.
Diego tuvo que comprar un autito -obligado- para moverse por la empresa y se metieron con una concesionaria de usados que casi les come el higado.
Así y todo siguieron adelante. Desde que se fueron a vivir juntos sueñan con el techo propio: Más ahora con los mellizos. Imposible: Se hartaron de patear bancos y soportar empleados que les tiraran en la cara el no en forma de cláusulas.
Trabajan pero no tienen crédito. Y los bancos parten de la base de que ningún laburo es para siempre, -o aunque más no sea para un rato-. No prestan a los que lo necesitan. ¿Los bancos oficiales? Ni soñarlo. Cómo ellos saben bien lo que va a pasar antes que ocurra, directamente no prestan.
Y si tienen préstamos; les ponen cláusulas que ellos jamás podrán cumplir. Son parias del sistema. La obra social no la descubrieron hasta que tuvieron que usarla. Así están. Así andan. para ellos no hay ayudas, ni planes sociales, ni nada.
Ellos también están fuera del sistema.

«El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta.»
Federico García Lorca

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus