EditorialLa CiudadLegislatura de la CiudadMedios de Comunicación

PUBLICIDAD OFICIAL PORTEÑA: LA DISCUSIÓN SIGUE

el reparto de publicidad oficial del macrismo sigue generando denuncias

UN POCO PARA CADA UNO NO LE HACE MAL A NINGUNO (¿O SI?)

La decisión del PRO de presentarse ante la Corte Suprema para que no se aplique una sentencia favorable a la constitucionalidad de la Ley de Medios reactivó una fuerte polémica por el reparto de la publicidad oficial por parte de la administración de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires.

«Mauricio Macri vetó la Ley de Publicidad Oficial en la ciudad de Buenos Aires. ¿Lo sabrán los diputados que fueron a la Corte?», enfatizó la diputada porteña por Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti, al cuestionar la actitud de los legisladores del PRO.

El tema también tuvo su lugar durante la reciente campaña electoral: desde UNEN, el senador electo Pino Solanas cuestionó con dureza al PRO por haber utilizado «casi mil millones de pesos en publicidad» en toda su gestión, a diferencia de la «magra» inversión que Mauricio Macri hace en educación o salud para la Ciudad.

Desde ese espacio político, la legisladora porteña de la Coalición Cívica-ARI Rocío Sánchez Andía presentó una denuncia por el uso «abusivo» del PRO de la propaganda oficial, utilizando, por ejemplo, el amarillo -color partidario- para los anuncios y carteles sobre obras y gestión.

Además, Macri vetó la ley de Publicidad oficial, votada por la Legislatura porteña para fijar reglas de transparencia para el gobierno de la ciudad. La integrante de UNEN Fernanda Reyes consideró que «el PRO no da el ejemplo en la ciudad de lo que predica en contra de la Nación».

La polémica volvió a desatarse luego de que diputados nacionales macristas se presentaron a la Corte para advertir que no están dadas las condiciones para la aplicación de la Ley de Medios.Entre otros puntos, destacaron que la propia Corte fijó en su falló pautas para la aplicación de la norma.

Los magistrados señalaron que «el Estado afecta la libertad de expresión si por vía de subsidios del reparto de la pauta oficial o cualquier otro beneficio, los medios de comunicación se convierten en meros instrumentos de apoyo a una corriente política determinada o en una vía para eliminar el disenso y el debate plural de ideas».

De esa forma, la oposición porteña apuntó contra Macri, ya que el líder del PRO vetó en 2010 casi la totalidad de una ley de la Legislatura que regulaba el reparto de publicidad oficial.

La iniciativa había sido votada por unanimidad el 3 de diciembre de 2009, como parte de un proyecto que había firmado también la diputada macrista Diana Martínez Barrios.

El objetivo de la norma era regular la producción, el contenido, el gasto, la contratación y la distribución de la publicidad oficial.

Dos meses después de su aprobación, la norma se publicó en el Boletín Oficial de la ciudad, con los vetos parciales impuestos por Macri, que cuestionó nueve de sus 18 artículos.

Los vetos más importantes fueron efectuados sobre los artículos 8° y 9°. Allí se establecía que en la publicidad oficial se prohíbe «incluir el nombre, voz, imagen o cualquier elemento identificable con funcionarios del sector público de la ciudad de Buenos Aires».

En un informe reciente, la diputada opositora Sánchez Andía, reveló que en términos relativos, Mauricio Macri gasta más en la difusión de la gestión que el Gobierno nacional. De acuerdo a ese informe, en 2012 el Gobierno porteño destinó a publicidad casi 90 pesos por habitante, que es equivalente al 0,9% de su Presupuesto. A su vez, el Gobierno nacional destinó 47,5 pesos por habitante, gasto que es equivalente al 0,4% de su Presupuesto. Según Sánchez Andía, la difusión de los actos de Gobierno no tiene ningún parámetro de adjudicación o fórmula.

En 2012 se le pagaron al Grupo Clarín en todas sus variantes, gráfica, radio, y TV casi 40 millones de pesos.

La Nación recibió del Gobierno 7,2 millones mientras que C5N y Radio 10, 3,3 millones.

En gráfica, Clarín y La Nación absorbieron más del 65% del total.

Según la diputada, durante la última campaña en materia de publicidad oficial el Gobierno porteño gastó por un monto que «equivale a más de seis veces el presupuesto de la Secretaría de Hábitat para obras en villas y asentamientos, superó en 10 veces el gasto del programa Pro Sur Hábitat en villas y utilizó más que todo el dinero que el Ministerio de Desarrollo Social o el Ministerio de Cultura tienen para gastar en obras durante 2013, o el presupuesto para poner en condiciones todas las sedes comunales de la Ciudad».

«El gasto en comunicación publicitaria oficial es esencial para Macri; entre 2008 y 2012 gastó un total de 837 millones de pesos y el aumento en la ejecución presupuestaria fue del 288% entre 2008 y 2012», señaló la diputada.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus