BarrioComuna 8EditorialPoliciales

CRIMEN DE GLADIS VALLEJO: CAYERON LOS ASESINOS

se trata de dos hermanos, vecinos

POR UN CELULAR DE MIERDA

“Por un celular de mierda”, gritaba entre sollozos una hermana de la víctima, mientras la Gendarmería Nacional detenía en el complejo San Francisco (conocido como “Los Colores”) de avda Castañares y Lafuente, a los sindicados como homicidas de Gladis Vallejo, dos hermanos de apellido Morales, vecinos y con antecedentes, ambos.

Con el trascurrir de las investigaciones se develó rapidamente un caso que en principio era confuso respecto de los hechos, ya que en principio se informó que una hermana habría asesinado a la otra y luego saltado por la ventana para suicidarse. Lejos de ello, las investigaciones y los mismos indicios aportados por vecinos testigos, apuntan a que se trató de un robo que concluyó con el asesinato de Gladis Vallejo de 20 puñaladas y con su hermana Olga internada por las heridas sufridas al caer desde el balcón de su departamento huyendo desesperada de un destino igual.

El horror comenzó pasadas las cinco de ayer y la policía aún trata de determinar cómo ocurrió el crimen, ya que la puerta del departamento no estaba forzada. En el lugar fue hallada muerta Gladis Vallejo de 26 años, con 20 puñaladas, y su hermana Olga, de 27, que sufrió heridas por la caída, por lo que la trasladaron al Hospital Piñero. “Tiene un tajo en la cabeza y se quebró una pierna”, relató Graciela, la tercera de las hermanas, que vive con las anteriores .

Los asesinos señalados son Maximiliano Morales (20 años) y Ramón Morales (18), fueron acusados como autores de este crimen y serán indagados ambos esta tarde en Tribunales por el juez de instrucción Pablo Ormaechea.

Según informó la fiscal Paula Asaro, a través del sitio fiscales.gob.ar, al imputado «lo vieron salir del edificio y esconder una bolsa que contendría ropa ensangrentada en unos medidores» y además, se acercó «simulando ofrecer ayuda a la mujer que se había arrojado al balcón».

GLADIS

Gladis trabajaba de 9 a 18 en un centro de salud para discapacitados y se habían mudado al complejo habitacional “hace tres años”, desde Pompeya. Se trata del mismo predio de departamentos que había sido tomado hace dos años. “Eran chicas buenas, trabajadoras y estudiosas”, señaló la hermana.

LA DETENCIÓN

Tras la detención, familiares y amigos de la joven Gladys Vallejo, de 25 años se enfrentaron a los gritos con la familia del apresado por el crimen e intentaron agredirlos.

Olga Vallejo, se recupera de su condición crítica por las heridas sufridas por la caida y de no recordar nada ayer de lo que había pasado, hoy pudo dar señas precisas de los atacantes. ”Olga se despertó y lo reconoció, que no digan que no es porque ella lo reconoció», dijo ante la prensa un hermano de las víctimas esta mañana, que contó que ellos viven en el barrio hace 22 años. «Él se hizo pasar como una persona que quería colaborar, pero ya está, Olga dijo que fue él. Todos acá dicen que él tenía varios problemas en el barrio», comentó el joven.

En medio de los gritos de los familiares de la víctima, que sostenían la acusación del detenido, el hermano del sospechado contó a los medios que su hermano asistió a la víctima. «El vino y me dijo abrime la puerta que parece que mataron a la vecina. Yo le pregunté si vió algo, pero no me dijo. Estaba como nervioso por lo que vio», contó el hombre.

«La chica le pidió ayuda y por eso él fue. Mi hermano está colaborando con todos con algo que él no hizo. El salía a esa hora a buscar a la novia para ir al hospital», remarcó. En tanto, la madre del detenido dijo que su hijo no es el responsable de la muerte de la joven: «Mi hijo es inocente y mi familia está tranquila. Van a tener que pedir disculpas a la familia».

En medio de la charla que los familiares del sospechoso tenían con los medios, y a pocos metros la familia de Vallejo le gritaban que no defendieran al detenido. Personal de Gendarmería Nacional tuvo que intervenir entre las familias para que no se generaran disturbios.

La madre de los jóvenes detenidos sin saber que más tarde sería detenido otro de sus hijos, aseguró: “Esta chica estaba tirada y pidió ayuda, y mi hijo la ayudó. Fue a socorrer a Gladis, y la encontró desangrada en el piso del departamento”. El hermano de Morales, detenido horas más tarde, aclaró que “él justo se levantó bien temprano porque tenía turno en el hospital y ahí fue cuando encontró a Olga tirada”.

El hecho es investigado por la fiscalía de instrucción porteña 35, subrogada actualmente por Paula Asaro, y por el juzgado de instrucción 16, también subrogado por el juez Pablo Ormaechea.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus