EconomíaGobierno NacionalLa CiudadSociedad

NO SE TERMINARÁ EL SOTERRAMIENTO DEL SARMIENTO DURANTE LA GESTIÓN DE CFK

Este martes (06/01) el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, admitió que el soterramiento del tren Sarmiento, anunciado unas seis veces desde 2007, «no va a estar terminado» antes de que la presidente Cristina Fernández deje el cargo, en diciembre próximo.

«Es una obra que viene hace mucho tiempo, desde 2007, y estratégica para la zona oeste. Estaba asociada a la posibilidad de conseguir financiamiento. Hubo una crisis mundial, y por eso se suspendió la posibilidad de financiamiento y eso está demorando la obra», justificó el funcionario.

En declaraciones a radio América, Randazzo expresó que «sería bárbaro que la obra se concrete, pero hay que ser prudentes».

Consultado sobre si la obra estará finalizada «durante la gestión» kirchnerista, contestó: «No va a estar terminado el soterramiento».

«El sistema ferroviario no se destruyó en los últimos cinco o seis años, sino que en los últimos 60 no hubo una política ferroviaria», agregó el ministro.

Cabe recordar que en agosto de 2013, el Gobierno creó la «Unidad Ejecutora de la Obra de Soterramiento» del tren Sarmiento, entre el barrio porteño de Caballito y el partido bonaerense de Moreno, con el objeto de «llevar adelante la totalidad de las acciones tendientes al desarrollo» de la iniciativa. Se trató de la sexta vez en la que se anunciaron obras en torno al soterramiento.

El más emblemático de los anuncios lo realizó, el 21 de febrero de 2006, el entonces presidente Néstor Kirchner, cuando dio a conocer el llamado a licitación de la obra por 300 millones de pesos y se estimó que en cuatro años estarían listas. El 24 de junio de ese mismo año presidió el acto de licitación, mientras que adjudicó las tareas el 15 de agosto en otro acto político.

Desde entonces, el soterramiento fue tema de tres actos más encabezados por el entonces mandatario, en los que se dieron a conocer ampliaciones para la extensión que tendrá la obra, y tras la sucesión gubernamental, Cristina tomó la posta.

En diciembre de 2008, la Presidente presentó en la residencia de Olivos el «megaplan de obras públicas», pero la gran mayoría de ellas ya habían sido anunciadas con anterioridad.

En junio pasado, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que «en el tercer trimestre» de 2014 se podría «dar inicio a la ejecución de las obras» para el soterramiento.

En ese momento, y tras una importante falta de precisiones, Capitanich aclaró que en el tercer trimestre del año 2014 comenzarían a ejecutarse las obras, que durarían entre 24 y 48 meses. El funcionario aseguró que la firma del préstamo del BNDS «estaría en el transcurso de esta semana o en los próximos quince días».

Finalmente, el 18 de diciembre pasado, Cristina anunció la creación de la empresa que venderá los terrenos ferroviarios de Caballito, Palermo y Liniers para financiar parte de la obra que, así, se lanzó por séptima vez.

En un acto que se hizo en la Casa Rosada, Cristina presentó la sociedad estatal Playas Ferroviarias de Buenos Aires S.A., que  será la responsable de la comercialización de los terrenos, que  fueron valuados en $ 2.572 millones.

Con lo que se obtenga por la venta se financiará una parte del soterramiento del Sarmiento, ya que el resto del dinero lo aportaría un crédito del BNDS de Brasil. La tuneladora está en un pozo en Castelar desde julio de 2012 pero no comenzó a funcionar por problemas con la financiación.

Según la jefa del Estado, las tierras serán destinadas a espacios verdes y desarrollos inmobiliarios, cuyos proyectos ya pasaron por un concurso de la Sociedad Central de Arquietctos.

Cabe destacar que el soterramiento es una obra importantísima ya que permitirá no sólo mejorar la frecuencia del tren sino también un avance en seguridad, que significará la eliminación de 34 barreras. En los últimos años, la línea Sarmiento protagonizó trágicos accidentes que conmovieron a la opinión pública, como los siniestros de Once y Castelar, que dejaron en total 54 muertos y centenares de heridos.

La obra consiste en convertir al Sarmiento en un subterráneo, a través de una máquina tuneladora que hará el trabajo sin interrumpir la prestación del servicio. La primera etapa, que consta de 17 kilómetros, será el de Haedo a Caballito, que se conectará con el tramo que llega a Once y que ya está bajo el nivel de la calle. En otras dos etapas se completará el túnel hasta Castelar y luego hasta Moreno.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus