Noticias

POLICÍA: SOLO 2 DETENCIONES SOBRE 53 CASOS EN 30 DÍAS

La ola de inseguridad

Baja eficacia de la policía para atrapar delincuentes

En un mes, sólo en 2 de 53 casos detuvo a todos los sospechosos

por Gustavo Carabajal

LA NACION

Para los argentinos, que según las encuestas tienen a la inseguridad como una de sus mayores preocupaciones, la noticia no es buena: la eficacia policial para buscar y detener a los delincuentes está lejos de ser satisfactoria. Desde la resonante salidera bancaria sufrida por Carolina Piparo a fines de julio en La Plata, las policías Federal y bonaerense sólo lograron apresar a presuntos autores de los delitos en el 32% de los casos, según un relevamiento realizado por LA NACION entre los 53 hechos de mayor repercusión.

De esos casos de violencia ocurridos entre fines de julio y el último fin de semana en la Capital y el conurbano, en 36 no hubo ningún avance y sólo en 17 la policía logró detener al menos a uno de los sospechosos. Pero en apenas dos hechos se capturó a todos los delincuentes: por el asalto a una joyería del barrio porteño de Villa Santa Rita y por el ataque contra Piparo.

Es decir, en 15 de aquellos 17 casos todavía quedan varios prófugos, como, por ejemplo, por el asalto con toma de rehenes en el edificio de Aráoz 1947 (Palermo), del 11 del actual. Después de diez horas de negociaciones, la policía consiguió aprehender a cuatro ladrones que mantenían cautivos a la portera, su hija, su yerno y su nieta, aunque otros tres delincuentes lograron escapar.

Aquel día, tanto despliegue policial en la zona no alcanzó a impedir que delincuentes robaran tres autos de alta gama del depósito de una agencia en Julián Alvarez al 1800 -a dos cuadras del edificio donde se produjo la toma de rehenes-, que hubiera una salidera bancaria contra un matrimonio en Corrientes y Aráoz, y que se produjera el asalto contra el ingeniero Rubén Quiroz, en un edificio de Ecuador al 1500. Por ninguno de estos tres hechos hubo detenidos.

Tampoco hubo apresados por los asaltos que sufrieron una mujer a la que los asaltantes le patearon el cochecito en el que llevaba a su bebe, en Montevideo y Juncal; ni por el robo en la casa del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en Palermo, ocurrido el martes 24, o el asalto que esa misma noche sufrió Enrique Deibe, su secretario de Empleo, cuando llegaba a su casa, en el partido de Lanús.

Con respecto a la reacción de la Policía Federal ante los delitos, hubo un hecho en el que fueron detenidos los cinco integrantes de una banda que intentó asaltar la joyería situada en Nazca al 2100, en Villa Santa Rita.

Asesinatos impunes

No hubo detenidos por los asesinatos de Reynaldo Orestes Natali, José Roberto Bravo, Christian Ferreyro, Héctor Roberto Allende, Natalio Samo, Daniel Nieva (subteniente de la policía bonaerense), Christian Aoun (oficial de la Policía Federal), Esteban Melgarejo, Gerardo Smaldone, Feliciano Sosa, Enzo Ariel Acosta, Horacio Valenzuela y Arnaldo Ariel Arévalo.

Todos ellos fueron asesinados en el Gran Buenos Aires, con la excepción de Smaldone, esposo de una funcionaria del Ministerio de Planificación Federal, de 65 años, que murió de un ataque al corazón cuando tres delincuentes entraron a robar en su casa de Jaramillo al 1600, en el barrio de Núñez.

En agosto también fue asesinado el comisario retirado de la Policía Federal Armando Federico González. Lo mataron delante de su esposa cuando circulaba con su auto por Villa Lugano. Por ese hecho, hay un menor, de 15 años, detenido y un prófugo.

No hubo detenidos por el asalto ocurrido en el barrio de Vicenzo Chico, de Del Viso, donde cuatro ladrones entraron en un casa, tomaron como rehén a una familia y simularon fusilar a uno de los hijos del matrimonio, una nena de cuatro años; ni por el secuestro del empresario de Villa Luzuriaga, que se arrojó del auto en el que lo llevaban cautivo. Tampoco por el asalto contra Aníbal Martino, empresario de Ramos Mejía, al que, mientras mantenían a su familia como rehén, cuatro delincuentes obligaron a recorrer cajeros automáticos para sacar dinero.

Policías en tiroteos

Entre los 53 hechos de inseguridad relevados figuran cinco en los que las víctimas de los robos fueron policías en actividad o retirados de la bonaerense y de la Federal.

En todos los casos, los delincuentes terminaron muertos. Así ocurrió en el ataque contra un subcomisario de la Policía Federal ocurrido en un edificio de Güemes al 3500, en Palermo, y en el intento de robo contra un local de computación situado en Honduras y Uriarte, en el mismo barrio porteño, donde un policía mató a uno de los dos ladrones.

En la localidad de San Andrés, partido de San Martín, un sargento retirado de la Federal mató a dos de los tres ladrones que quisieron robarle el auto. Ese mismo día, en San Fernando, un comisario bonaerense mató a un ladrón en un hecho similar.

La poca eficacia policial quedó en evidencia en el momento de investigar a las bandas que cometen salideras bancarias. Todavía no hubo ningún detenido por el doble homicidio ocurrido hace dos meses en la esquina de Córdoba y Pringles, ni por las salideras bancarias que sufrieron un empresario en Palermo y el contador del futbolista de Vélez Sarsfield Fabián Cubero, en la zona de Liniers, por sólo citar algunos de los casos relevados.

Y si de bancos se trata, no hubo todavía ningún detenido por la seguidilla de atentados explosivos contra cajeros automáticos; tampoco se sabe de pistas que aporten luz sobre la motivación de esos ataques, atribuidos genéricamente a presuntos grupos anarquistas.

Ante la falta de prevención y la baja productividad en la resolución de los casos, la policía bonaerense realizó una serie de operativos de saturación en distintos asentamientos del Gran Buenos Aires. Durante el procedimiento en el barrio Carlos Gardel, en El Palomar, los uniformados detuvieron a los secuestradores del futbolista de Almirante Brown Johnatan Schunke.

En tanto que la Policía Federal reforzó la vigilancia en algunas zonas bancarias y comenzó, la semana pasada, a controlar a las motocicletas en las que viajaban dos ocupantes.

ROBAN 25.000 PESOS EN UNA SALIDERA

Un hombre fue asaltado ayer en el barrio porteño de Villa del Parque por dos delincuentes que se movilizaban en una moto y que luego de golpearlo le robaron 25.000 pesos que había retirado de un banco de la zona. Fuentes policiales informaron a DyN que el hecho ocurrió a las 12 en Helguera al 3600, cuando la víctima, de 40 años, estaba por entrar en su casa luego de haber realizado una operación bancaria en la sucursal del banco Santander Río situada en Asunción al 4100, Villa Devoto. Aunque sólo padeció lesiones leves por los golpes, la víctima tuvo que ser asistida por una ambulancia del SAME debido a la fuerte crisis nerviosa que sufrió.

SEGUIDILLA

29 de julio: balearon a Carolina Piparo, una mujer embarazada de nueve meses, cuando llegaba a su casa luego de haber retirado dinero del banco Santander Río situado en 7 y 49, La Plata.

7 de agosto: Christian Aoun, oficial ayudante de la Policía Federal, fue asesinado de un tiro en el cuello durante un robo en un taller mecánico de Florida. Le dispararon a sangre fría cuando descubrieron que estaba armado. El 19, unas mil personas, encabezadas por el padre de Christian, el comisario mayor (R) Edgardo Aoun, se reunieron en Parque Rivadavia para exigir justicia.

11 de agosto: en un radio de 15 cuadras, hubo una toma de rehenes en un edificio (Aráoz 1947), el robo de tres autos de alta gama en una agencia (Julián Alvarez al 1800), una salidera bancaria (Corrientes y Aráoz) y un asalto en otro edificio (Ecuador al 1500).

24 de agosto: dos delincuentes robaron en la casa del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, tras sorprender a la esposa del funcionario nacional en la puerta de la vivienda, en El Salvador al 4000, Palermo. La misma noche, pero en Lanús, asaltaron al secretario de Empleo, Enrique Deibe.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba