Historia

LA CIUDAD HOMENAJEA A JUAN BAUTISTA ALBERDI

UN HOMENAJE MERECIDO Y ORIGINAL

AGARRÁ ALBERDI QUE ESTÁ BUENA

El ciclo de homenaje a Juan Bautista Alberdi organizado por el Gobierno de la Ciudad tiene un alto nivel de calidad en cuanto a su propuesta y a la originalidad del mismo.

El programa de eventos dedicados a la memoria de Juan Bautista Alberdi son los siguientes

Viernes 10, 12 hs.

Presentación de las Obras Selectas de Juan Bautista Alberdi. Edición realizada por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y el Grupo Editorial Planeta. Con la presencia de los prologuistas de la obra Rodolfo Rabanal, Ezequiel Gallo, Roberto Cortés Conde, Carlos Páez De la Torre (h), Natalio Botana, Pola Suárez Urtubey y Araceli Bellotta.
Concierto de piano. Intérpretes: José Luis Juri y Mónica Philibert.
Salón Dorado. Casa de la Cultura. Av de Mayo 575.

Martes 14,19 hs.

Alberdi íntimo
Proyección de imágenes de su vida privada.
Conferencia a cargo de Carlos Páez De la Torre (h)
Biblioteca Ricardo Güiraldes. Talcahuano 1261.

Miércoles 15, 10 hs.

Alberdi para chicos: «Yo me animo a los libros de grandes»
Mediante juegos y herramientas teatrales, el taller propiciará el acercamiento de los chicos a una gran obra de la literatura nacional: El Gigante Amapolas.
Biblioteca Martín del Barco Centenera. Venezuela 1538.

Jueves 16, 19 hs.

Alberdi y la paz
Diálogo entre Araceli Bellota y Mario Mactas sobre El crimen de la guerra.
Biblioteca Ricardo Güiraldes. Talcahuano 1261.

Miércoles 22. 10 hs.

Alberdi para chicos: «Yo me animo a los libros de grandes»
Mediante juegos y herramientas teatrales, el taller propiciará el acercamiento de los chicos a una gran obra de la literatura nacional: El Gigante Amapolas.
Biblioteca Baldomero Fernández Moreno. Concepción Arenal 4206.

Jueves 23, 19 hs.

Presentación del libro Juan Bautista Alberdi y la unidad nacional. A 200 años de su nacimiento 1810-2010 escrito por Daniel A. Paredes. Presentan Liliana Barela y Julio Moyano.
Exposición de textos y cartas manuscritas de Juan Bautista Alberdi
Biblioteca Ricardo Güiraldes. Talcahuano 1261.

Lunes 27, 19 hs.

Alberdi historiador
Diálogo entre Ezequiel Gallo y Mario Mactas
Biblioteca Ricardo Güiraldes. Talcahuano 1261

Jueves 30, 19 hs.

Mundo Amapola, versión globalizada de la obra de Juan Bautista Alberdi. El Gigante Amapolas y sus formidables enemigos o sea fastos dramáticos de una guerra memorable.
Dirección: Mariela Asensio
Salón Dorado. Casa de la Cultura. Av. de Mayo 575.

Todas las actividades son gratuitas

Juan Bautista Alberdi
Juan Bautista Alberdi

Juan Bautista Alberdi

Su vida

(San Miguel de Tucumán, 29 de agosto 1810 – Francia, 19 de junio 1884)
Político, jurista y escritor argentino.

Juan Bautista Alberdi nació en Tucumán en él año de la Revolución de Mayo. Su padre, Salvador Alberdi, era un comerciante español y su madre, Josefa Araoz y Balderrama, era de familia criolla. Su madre falleció a causa del parto de Juan Bautista.

Su familia había apoyado a la Revolución desde sus inicios y su padre frecuentaba a Belgrano, quien tendrá una influencia decisiva en la vida y obra de Alberdi.

Se trasladó a Buenos Aires desde muy joven, donde estudió en el Colegio de Ciencias Morales, sin embargo abandona prematuramente sus estudios en 1824 debido a su afición por la música.

Pronto retomará sus estudios de abogado, que comenzar en Buenos Aires, continuara en Córdoba y culminara en Montevideo en 1840. En la formación de Alberdi, de todas maneras, sobresale su característica de autodidacta, alejado de los estudios sistemáticos y en ocasiones enfrentado con los ámbitos académicos.

En 1838 debido a su participación en la llamada «generación del 37», y a su negativa a prestar juramento al régimen «federal» de Juan Manuel de Rosas, inicia un exilio voluntario en Montevideo primero, luego en Europa y mas tarde en Chile. Regresa al país luego de la victoria de Justo José de Urquiza en la batalla de Caseros.

Bajo el nuevo régimen asume funciones diplomáticas en Europa, que son interrumpidas a partir de la organización de la República, en 1862. Regresa a establecerse en el país en 1878, sin embargo una fuerte disputa con Bartolomé Mitre lo empuja a trasladarse a Francia, donde muere el 19 de junio de 1884 en un suburbio de Paris

Actividad política e intelectual

Los inicios de su actuación política se remiten a su protagonismo en la llamada «generación del 37» junto a Esteban Echeverría y otros intelectuales que adherían a las ideas de la democracia liberal y se asumían como continuadores de la obra de los revolucionarios de mayo, propiciando una organización mixta del país como respuesta al enfrentamiento entre federales y unitarios.

En 1837 publica su primera obra destacada, llamada Fragmento preliminar al estudio del Derecho, que fuera su tesis doctoral en Buenos Aires y que se considera el inicio de la corriente historicista de la literatura jurídica argentina.

Entre 1838 y 1843 reside en Montevideo donde trabaja como abogado y periodista, y es secretario de Juan Lavalle, de quien se aleja debido a diferencias políticas. En este periodo escribe sus dos obras de teatro: La Revolución de Mayo y El gigante Amapolas, sátira sobre el régimen resista y caudillista.

En 1843 se traslada a Europa por un breve período y regresa ese mismo año a América instalándose en Valparaíso, Chile, donde ejerce como abogado y gana enorme prestigio. Publica en Chile la reválida de su tesis doctoral, que lleva por título Sobre la conveniencia y objetos de un Congreso General Americano. Allí Alberdi expone la idea de una unión americana por medio de herramientas tales como una unión aduanera.

También publica otras obras sobre temas jurídicos y trabaja también como periodista bajo el seudónimo de Figarillo.

En 1852, luego de la batalla de Caseros que pone fin al régimen resista, concluye su obra de mayor influencia en el constitucionalismo argentino y americano: Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina, tratado de derecho público que constituiría una de las principales fuentes de la Constitución de la Nación Argentina de 1853, al punto que en su segunda edición llevaría un borrador de constitución utilizado por los constituyentes.

En 1853 publica un tratado complementario de Bases llamado Elementos de derecho público provincial argentino.

Justo José de Urquiza lo designa diplomático y le encarga la misión de obtener en Europa el reconocimiento de la Confederación Argentina bajo la nueva Constitución y evitar el reconocimiento del Estado de Buenos Aires, escindido de la Confederación, como nación independiente, misión que Alberdi cumple con éxito y que le valdría el encono de Bartolomé Mitre y de Domingo Faustino Sarmiento, tirria profundizada luego por la oposición frontal de Alberdi a la Guerra de la Triple Alianza.

La caída de Urquiza en la batalla de Pavón el 17 de septiembre de 1861 significo la destitución de Alberdi de su cargo de diplomático y una nueva ausencia del país hasta1878, año en que es electo Diputado Nacional por Tucumán.

En esa ocasión, Sarmiento envía a su secretario privado a recibirlo en reconocimiento a su obra y en señal de reconciliación. Sin embargo, Mitre no tendrá la misma actitud: se empeña en desacreditarlo por medio del diario La Nación, se opone a la iniciativa de imprimir sus obras completas que el presidente Julio Argentino Roca envía al Congreso y a su nombramiento como embajador en Francia.

Abrumado por esta circunstancia, Alberdi se marcha nuevamente hacia Francia y muere en Neuilly, suburbio de Paris, en 1884.

ALGUNAS FRASES DE ALBERDI

La democracia es la libertad constituida en gobierno, pues el verdadero gobierno no es más ni menos que la libertad organizada.

¿Qué exige la riqueza de parte de la ley para producirse y crearse? Lo que Diógenes exigía de Alejandro: que no le haga sombra.

En efecto, ¿quién hace la riqueza? ¿Es la riqueza obra del gobierno? ¿Se decreta la riqueza? El gobierno tiene el poder de estorbar o ayudar a su producción, pero no es obra suya la creación de la riqueza.

El Gobierno es una necesidad de civilización, porque es instituido para dar a cada gobernado la seguridad de su vida y de su propiedad. Esta seguridad se llama y es la libertad.

El gobierno no ha sido creado para hacer ganancias, sino para hacer justicia; no ha sido creado para hacerse rico, sino para ser el guardián y centinela de los derechos del hombre, el primero de los cuales es el derecho al trabajo, o bien sea la libertad de industria.

El Estado es libre en cuanto absorbe y monopoliza las libertades de todos sus individuos, pero sus individuos no lo son, porque el gobierno les tiene todas sus libertades.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba