La CiudadNoticias

DERRUMBE EN PALERMO: LA JUSTICIA SECUESTRÓ DOCUMENTACIÓN VITAL

LAS DUDAS SOBRE LA HABILITACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DEL LOCAL SINIESTRADO

La Justicia realizó secuestros por el derrumbe del boliche de Palermo

Los papeles incautados son considerados “prueba importante” para la causa y quedó depositada para su clasificación en las dependencias de la Seccional 25 de la Policía Federal. Había sido habilitada como lugar para “fiestas privadas” ya que rechazaron el lugar para “lugar bailable”.

La jueza de instrucción Alicia Iermini secuestró documentación relacionada con el funcionamiento del inmueble del barrio porteño de Palermo donde el derrumbe de un entrepiso provocó la muerte de dos chicas y una treintena de heridos.

La documentación, considerada como una «prueba importante» para la causa, quedó depositada, para su clasificación, en dependencias de la Seccional 25 de la Policía Federal, que interviene en la causa.
El padre de una de las víctimas fatales, Ariana Beatriz Lizarraga de 20 años, pidió a la magistrada que lo acepte como querellante en la causa penal. «El pedido tendrá que aguardar al menos hasta el próximo lunes, para cuando la jueza espera que la seccional 25 le remita la documentación secuestrada con el resto de las actuaciones preventivas», afirmó esta tarde un allegado al sumario.

Salvo el caso de una joven «con lesión en la zona de la pelvis, pero fuera de peligro», el resto de los heridos fue dado de alta, agregó una fuente judicial.

Iermini encomendó a las autoridades de la seccional 25 que elabore el listado de quienes estuvieron internados, y ubique sus domicilios para citarlos y recibirles declaración testimonial en los próximos días. Hasta ahora el único «vinculado» a la causa es Juan Carlos Yun, uno de los socios de «El viejo sabio», nombre de la firma que figura como titular de «Beara» el nombre del boliche donde se produjo el siniestro.

«La investigación no se circunscribe a Yun o a sus socios, sino que es mucho más amplia, ya que se debe determinar la responsabilidad por el derrumbe, que podría incluir a funcionarios», dijo la fuente consultada.
De la documentación que, por orden de Iermini, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires remitió a la magistrada surge que el inmueble que se derrumbó estaba «habilitado» como Restaurante, Café, Bar y «Salón para fiestas particulares».

Luego del incendio de la discoteca República Cromañón -en diciembre de 2004, con 193 muertos y centenares de heridos- el rubro «salón para fiestas particulares» podría servir para evitar el cumplimiento los requisitos que se exigen para habilitar locales bailables, acotó uno de los colaboradores de la pesquisa.

Yun presentó como defensor al abogado Diego Pirota pero para aceptar el cargo el letrado también tendrá que aguardar que las actuaciones lleguen al juzgado de Iermini, en Lavalle 1171, de esta ciudad.

Una fuente del juzgado que interviene en el caso, indicó que el local ubicado en Scalabrini Ortiz 1.638 había sido clausurado hace dos años por «obstrucción al procedimiento inspectivo», mientras que el año pasado lo habían cerrado por funcionar como local de baile clase C «sin encontrarse inscripto en el Registro Público de Lugares Bailables ni contar con la respectiva habilitación otorgada».

Frente a ese escenario, la directora del área de Fiscalización y Control de la propia Agencia, Vanesa Berkowski, había recomendado el 3 de agosto del año pasado que se rechazara la habilitación solicitada.
El pedido de rechazo, dirigido al director general de Habilitaciones y Permisos, Martín Farrel, subrayaba especialmente la «desvirtuación de rubro» cometida por los titulares del local y la «reincidencia en dicha conducta».

A pesar de eso, la sociedad El Viejo Sabio presentó tres días después un pedido para ampliar sus permisos al rubro «Casa de Fiestas Privadas» y le fue otorgado a los 18 días corridos, en un tiempo récord.

El viernes pasado, el entrepiso del local Beara se derrumbó y provocó la muerte de dos chicas. El gobierno de la Ciudad aseguró entonces que se había cumplido con todos los pasos previstos desde la Agencia de Control Comunal y envió a la Justicia una serie de documentos en los cuales constan los pasos para lograr la habilitación del boliche.

el local siniestrado y su compleja situación
el local siniestrado y su compleja situación

DESDE EL GOBIERNO DE LA CIUDAD

(fuente LPO) Ahora la Agencia de Control del Gobierno de la Ciudad suspendió la entrega de permisos truchos que había sido denunciada por La Política On Line.

En medio del escándalo, el Director de habilitaciones, Martín Farrell, volvió a presentarse en la Legislatura, esta vez, frente a los diputados que integran la comisión de Desarrollo Económico.

Entre los principales cuestionamientos que enfrentó, debió referirse especialmente a la entrega que hacía su dependencia de un permiso especial (amparado en una antigua Resolución 1010, que solía aplicarse en el caso de eventos en estadios) para que los bares y restaurantes puedan funcionar como salones de baile. Sobre esta cuestión, Farrell respondió que el titular de la Agencia de Control, Javier Ibañez, le ordenó suspender de forma inmediata el otorgamiento de este tipo excepciones.

“Vamos a parar la pelota”, dijo muy ofuscado el funcionario y admitió que esta nueva disposición no está avalada por ninguna resolución, sino simplemente convenida como un acuerdo de palabra entre él e Ibañez.

Según pudo saber LPO, de 2008 a la fecha, la Agencia de Control entregó 521 permisos de excepción a través de la Resolución 1010; y sólo los denegó en 27 casos. Un número muy bajo si se tiene en cuenta que la Resolución exige la presencia de ambulancia en la puerta del local, un certificado de Bomberos y un grupo electrógeno, entre otras cuestiones.

Si bien la información sobre la cantidad de permisos de excepción expedidos por la Agencia de Control fue solicitada por los legisladores el mismo viernes que sucedió la tragedia, desde el organismo aún no la hicieron pública.

El diputado Eduardo Epzsteyn (Diálogo por Buenos Aires) aprovechó la presencia de Farrell para exponer las denuncias que fueron presentadas ante el Jefe de Gobierno por los supuestos vínculos que habría entre la Agencia de Control y dos gestorías que se publicitan en Internet con los explícitos nombres de: “Habilitaciones Ya” y “Chau Infracciones”. Vinculación que Farrell negó tajante.

A su turno, el diputado Juan Cabandié (Encuentro por la Victoria) denunció que Roberto Calderini -quien ocupaba el cargo de Director de Habilitaciones en la época del incendio de Cromagnon y fue procesado en la causa por “tareas incompatibles con la función pública”- se encuentra actualmente trabajando en el área de inspecciones de la Agencia.

La nota oficial que desnudó la interna de la Agencia de Control

En la reunión del lunes pasado, el diputado Epzsteyn expuso una nota interna de la Agencia Gubernamental de Control, fechada el 3 de agosto de 2009, en la que la Directora General de Fiscalización y Control, Vanesa Berkowski, le solicitaba a Farrell rechazar la habilitación pedida para el local Beara, en calidad de «salón de fiestas».

La nota, textualmente, decía: “se constató que el establecimiento en cuestión funciona como local de baile “clase C”. En virtud de la desvirtuación de rubro aludida, y la reincidencia del titular de la explotación comercial en dicha conducta, se solicita tenga a bien merituar el rechazo de la habilitación solicitada”.

Sobre este documento, Farrell respondió que el local cumplía con las normas básicas que la ley exige para ser habilitado y que él no puede denegar “con carácter sancionatorio” por el delito de desvirtuación de rubro, la habilitación de un lugar.

“Para habilitar, la Dirección evalúa que se cumplan con las condiciones de seguridad e higiene”, sostuvo Farrell; una respuesta que provocó el reclamo del diputado Gonzalo Ruanova (Nuevo Encuentro): “¿no es acaso una cuestión de seguridad que un local no respete el rubro por el que fue habilitado, y que además se constate que viola el exceso de capacidad, como dice el expediente al que se refiere la nota?”.

Según pudo conocer LPO, habría más notas de la Dirección de Berkowski hacia la Dirección de Habilitaciones, en lo que hace a la actividad “camuflada” de boliches que se daba en los bares. Notas que fueron prolijamente archivadas, y sobre las que no se tomó ninguna acción posterior.

Farrell es un funcionario cercano al ex jefe de Gabinete del Ministerio de Espacio Público, Fabián Rodríguez Simón, y también al apoderado del PRO, José Torello. Mientras que Berkowski -una radical que ingresó al gobierno porteño de la mano de la diputada Silvana Giudici y con la llegada del PRO al poder se pasó rápidamente a las filas de Recrear- hoy se proclama cercana al ministro de Educación, Esteban Bullrich.

Quienes transitan los pasillos de la Agencia, aseguran que la relación tensa que ya existía entre ambos se transformó en total incomunicación, luego de que se filtrara la nota interna, el lunes pasado.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus