Noticias

PARA PROTEGER Y SERVIR: ¿A QUIÉN …?

por Arturo Stabile

Toda muerte nos afecta. O debería. No importa quién, como, ni porque, cuando se trata de la vida despreciablemente quitada a un inocente.
Pero deseo ser específico en la muerte de un ciudadano con el que compartí el rubro de comerciante y/o empresario Pymes.

José Batista comenzó de la nada. Se hizo de abajo. Apostó fuerte con un emprendimiento en nuestra zona sur; en el barrio de Lugano. Y progresó. Y con su desarrollo, generó fuentes de trabajo. Comió y dio de comer. ¿Como dudar que le habrá costado lo mismo que a todos los que levantamos y sostenemos Pymes.?

Pero el esfuerzo que le costó la vida a manos de los mensajeros de la barbarie, no es tenido en cuenta por las autoridades gobernantes. Para nada. Y si; ¿para que “brindarnos seguridad” cuando a todo Jefe de Policía le
alcanza con hacer lo “políticamente correcto” para seguir en su cargo? “Hacer la plancha” que le dicen…
¿Y nosotros los “civiles”? ¿Para que gastar saliva por la indiscutible inseguridad para ser ubicados en la vereda del antiprogresismo y de lacayos de una ideología diabólica.

La inseguridad no la inventó este gobierno, no. Pero la alimenta con su inacción. Ofrece su yugular y los vampiros la aceptan con cada balazo con sumo agrado. Y cada minuto que nos matan nos repetimos sin cesar “tenemos que hacer algo para frenar esta locura”

Siempre podremos estar peor, claro. Y hoy lo estamos. Mucho peor que hace años. Por eso anhelo como todos, que se pueda hacer algo. Pero no solo por la memoria de los muertos… También por los que aún sobrevivimos.

A riesgo de ser tildado de reiterativo, referiré un macabro “menú” de los delitos que afectan la actividad y la vida de los comerciantes y empresarios Pymes (y del resto).

Asesinatos (en secuestros, robos, salideras bancarias.)
Secuestros extorsivos
Secuestros expréss
Robos a mano armada
Robos de mercadería en los locales
Robos de mercadería en la vía pública (Piratas del Asfalto)
Arrebatos
Venta ilegal de mercadería de dudoso origen en la vía publica a la vista de Policías y autoridades (nación y/o municip)

A José Battista lo arrancaron con brutal violencia de la puerta de la cochera y transitaron por las calles del barrio. Y subieron a la autopista Dellepiane. Es seguro que habrán llamado la atención de alguien… Y va la pregunta obvia: ¿donde estaba la policía? O más obvia aún; ¿Por qué no hay policía alguna en las calles por las noches? Con presencia policial se hace prevención. Pero es imposible si siempre acusan problemas. Si no les falta personal hoy, les faltará un patrullero mañana (o ponga usted el pretexto que desee…) Pero, ¿para que excusarse? No hace falta. Hace rato nos enteramos que no les importa un bledo. Que no quieren “ruido” para seguir en sus cargos. Los funcionarios políticos deben aceptar que la policía deberá ser la única capaz de resolver el problema y que para ello deberían legislar políticas de seguridad claras con foco en la prevención, -con una real presencia policial en las calles las 24 horas-, pero que además revalorice la función policial ante la comunidad (que se logra con recursos y conductas ejemplares (empezando por los Jefes de más alto rango)
Sin olvidar claro que la fuerza policial vela sus muertos hoy en un alto
número. Ellos también son víctimas.

Soy Presidente de la Asociación Amigos de la Comisaría 52º y del Consejo de Prevención Comunitaria de la Comisaría. ¿Para que sirve se preguntarán? No justamente para que el señor Batista como tantos otros comerciantes y empresarios compremos protección para nuestras familias y nuestras viviendas o para nuestros empleados y nuestros comercios o empresas. Es muy claro que no. En nuestro tiempo libre trabajamos codo a codo para acercarnos a las comisarías de nuestros barrios en busca de generar una relación y un diálogo más fluido entre la comunidad y la policía.

Lamento está muerte violenta como todas. Pero lo que lamento mucho más es saber que a esta le seguirá otra. Y otra. Y más… Y pienso en como evitar esta inacción permanente de nuestros gobernantes la próxima vez. Porque la próxima víctima seremos usted o yo. Vayan entonces estas líneas a la mejor memoria de los que murieron y de los que morirán si las autoridades no hacen nada como a la fecha; sin hacerse cargo y en el máximo desprecio por las vidas que deben proteger.

Reitero: para proteger y servir … (¿pero a quién …?)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba