Barrio

LAS FERIAS VUELVEN A LAS CALLES PORTEÑAS CON UNA NUEVA LEY

la ley es por demás ambiciosa y las ordena y mejora

CACHO EL PAPERO

La Legislatura de la Ciudad aprobó por unanimidad la implementación y regulación de las ferias itinerantes de abastecimiento barrial (FIAB). El proyecto consensuado por los bloques del FpV,Nuevo Encuentro, UNEN y el Pro debatido sin sobresaltos.

El proyecto obtuvo 52 votos y fue acompañado por todos los bloques políticos.

Para la legisladora y coautora Paula Oliveto Lago(CC-ARI), «esta ley es el resultado de un trabajo en conjunto y una síntesis de una tolerancia política» y además agradeció a la legisladora macrista Paula Villalba, por su ayuda en la negociación en el ámbito de la comisión, porque resaltó que «cuando una política pública es buena, hay que que dejar de lado los partidismo y llevar adelante leyes que le permitana los vecinos acceder a productos básicos a buenos precios».

Al proyecto original que corresponde al diputado Bruno Screnci Silva (mandato cumplido), se le agregaron los expedientes números 184-D-2014, de autoría de la diputada Susana Rinaldi (FPP); 743-D-2014, de Gabriel Fuks (FpV), Edgardo Form (NE) y Paula Oliveto Lago (CC); y 1267-D-2014, de Hernán Rossi(Suma+).

Las ferias funcionarán en las 15 Comunas de la Ciudad y serán emplazadas en aquellas arterias que disponga la autoridad de aplicación, las cuales deberán funcionar, al menos una vez por semana.

Las ferias podrán dedicarse al expendio de bienes de consumo masivo tales como carnes, productos de granja, lácteos, pastas frescas, embutidos, pescados y mariscos frescos y/o congelados, productos alternativos (orgánicos), entre otros. Serán emplazadas en aquellas arterias que disponga la autoridad de aplicación, las cuales deberán funcionar, al menos una vez por semana, en cada una de las 15 Comunas de la Ciudad. También podrán ser contemplados para su comercialización los productos naturales (naturistas, dietéticos, orgánicos, envasados o a granel); productos de panadería y confitería; especias, cereales, legumbres, encurtidos y hierbas para infusiones; artículos de limpieza y bazar; plantas naturales y artificiales y productos y alimentos para mascotas.

Otros de los puntos importantes de la ley es que los precios deberán difundirse quincenalmente en medios masivos de comunicación y tendrán que ser inferiores a los ofrecidos por los comercios minoristas y cadenas formales de supermercados, para los productos similares de la Canasta Básica Familiar.

Además, la ley también hace referencia a la higiene y define que «los permisionarios contarán con tráileres y puestos de venta de su propiedad, de acuerdo a las especificaciones que la autoridad de aplicación establezca para cada uno de los rubros autorizados; con la instalación adecuada para la eliminación de los desechos, sin volcar los efluentes líquidos o sólidos en la vía pública o desagües públicos».

El legislador y coautor del proyecto Gabriel Fuks (FpV), remarcó que «esta ley lo que propone es garantizar la defensa de los consumidores y usuarios de bienes, en su relación de consumo, contra la distorsión de los mercados y el control de los monopolios que los afecten». Continuó diciendo que “con estos centros de abastecimiento se diversifica la oferta de los productos de venta masiva y así se evitan las prácticas oligopólicas que perjudican a los consumidores”. Además, el legislador señaló que «los precios de los productos ofrecidos, según indica la norma votada, deberán actualizarse cada quince días, mediante los medios masivos de comunicación y los que dispone el Gobierno de la Ciudad, para que los consumidores tengan conocimiento de los mismos y de donde se encuentran los puntos de expendio».

«Este acuerdo en los precios de los productos servirá para establecer montos inferiores a los que imponen las grandes cadenas de supermercados que concentran el 80% de las ventas, principalmente, para aquellos artículos que forman parte de la Canasta Familiar» aseguró Fuks.

En el artículo 9 de la Ley, se prevé que los puestos de venta cuenten con la instalación adecuada para la eliminación de los desechos, dejando la zona libre de residuos al final de cada jornada de establecimiento de las ferias y con la existencia obligatoria de equipos de refrigeración incorporados.

«Estamos convencidos que de esta manera les ofrecemos a los porteños toda una vasta variedad de productos a precios bajos y de buena calidad» concluyó.

También recordó que «desde el año 2003, que fue cuando se fundaron las ferias intinerantes, no existía una ley que las regule», por ello dijo que «esto es un hecho histórico».

La sesión finalizó a las 14.06 y fue presidida por el vicepresidente de la Legislatura porteña Cristian Ritondo (Pro).

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba