Sociedad

LA VILLA 20 YA TIENE INTERNET GRATUITA POR EL PLAN ATALAYA

un barrio interconectado

El trabajo, la vivienda y la antena. Unas 50 familias que viven en el barrio Néstor Kirchner y otras tantas en Villa 20, ambas del barrio de Lugano, ya cuentan con Internet gratuito y de acceso público. Todo es posible gracias al esfuerzo conjunto de una comunidad que quiso ser expulsada de la Ciudad por el macrismo y que hoy discute la apropiación popular de la tecnología.

La que comenzó el pasado 18 de mayo y continuo el 1 de junio es la primera etapa del proceso que brindará Internet comunitario en villas de la Ciudad en el marco del Proyecto Atalaya Sur. La iniciativa es parte de Proyecto Comunidad, una organización social que nuclea cooperativas de trabajo, cooperativas de vivienda, experiencias educativas, culturales y trabajos de base territorial con la perspectiva de construcción de poder social para la transformación, informó Tiempo Argentino.

Francisco Scarzella, integrante de Proyecto Comunidad, contó a Tiempo: «Arrancamos a trabajar en el barrio en 2008, dándole la leche a los pibes, y hoy nos proponemos desplegar Internet gratuito y comunitario y la creación de un espacio público virtual para la comunidad.»

Lo que Francisco cuenta son las tres patas del proyecto Atalaya Sur. La primera es la conectividad.

«Iniciamos la gestión con Telefónica en diciembre», contó Laura Figueiredo, integrante de Proyecto Comunidad. «Al principio aceptaron pero cuando vinieron acá nos dijeron que en realidad la instalación no les generaba ganancia y no querían hacerla.»

Luego de muchas gestiones, llegó la fibra óptica al barrio y por medio de un sistema de radio frecuencia instalado con la asistencia de la Universidad Tecnológica Nacional, la conectividad viajó al medio de Villa 20, donde ya cubre unos 70 metros a la redonda. Para contar con wifi habrá que resolver un problema anterior, el del acceso a una vivienda digna, dado que la señal rebota contra la chapa.

«En este momento puede alcanzar a unos mil usuarios, pero la idea es que en el futuro podamos multiplicar los puntos de radiofrecuencia, o desarrollar otra tecnología, para alcanzar a los 4 mil usuarios», detalló Laura.

El servicio de Internet es, quizás, el primero de los servicios de segunda necesidad que llega al barrio Néstor Kirchner, sin contar las antenas de TV digital. Ese sector de la Capital Federal no cuenta con líneas de teléfono fijo ni servicios de TV por cable.

La segunda pata es la plataforma, un aspecto que todos los integrantes de Proyecto Comunidad considera fundamental. Se trata de un espacio virtual que servirá para la gestión y solicitud de créditos del ministerio de Desarrollo Social para micro emprendimientos (la organización ya gestionó más de mil en cuatro años); acceder a contenidos educativos y a cursos de capacitación del ministerio de Trabajo y, lo fundamental, generar un espacio social que refuerce los vínculos entre los vecinos.
«Esta iniciativa se propone contribuir a una verdadera apropiación popular de la tecnología, pensando en que se trata de una poderosa herramienta para fortalecer la organización social y comunitaria», opinó Francisco.

La tercera pata es la de la capacitación. Para ello, cuentan con el valorable apoyo de la Fundación Sadosky y el ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación (MiNCyT). La idea a futuro es desarrollar una cooperativa de producción tecnológica. El presente está en movimiento con dos talleres, uno de robótica educativa para jóvenes de 14 y 15 años, y otro de robótica aplicada, que será impartido a adultos.

Proyecto Comunidad es una plataforma para la inclusión plena en la vida social y política de los sectores que históricamente han sido excluidos de lo que es, sin embargo, patrimonio de todos. Integra aquellas experiencias que apuntan a construir instituciones intermedias que garanticen la inclusión de las mayorías en el producto del esfuerzo de todos: en la educación, en la cultura, en la vivienda, en la salud y en el trabajo.

Estas instituciones son Centros Comunitarios, Cooperativas de trabajo y de vivienda, Centros de apoyo escolar, Talleres productivos, Radios comunitarias, Centros de formación profesional, clubes deportivos con inserción popular, y numerosas experiencias que se reúnen en un mismo objetivo: luchar contra la exclusión a partir de la restructuración del tejido social comunitario. Participan, entre otros, las cooperativas Gráfica del Pueblo, Café de los Patriotas, 24 de noviembre y Los Bajitos.

Viviendas

El sistema de radio frecuencia fue instalado con la asistencia de la Universidad Tecnológica Nacional. La conectividad viajó al medio de Villa 20, donde ya cubre unos 70 metros a la redonda. Para contar con wifi habrá que resolver un problema anterior, el del acceso a una vivienda digna.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus