Noticias

Un sabor que perdura, como sus políticas de producción y comercialización

La cooperativa de trabajo Las Tunas, fundada en 1960, está ubicada en Apóstoles, al sur de la provincia de Misiones.
Su producto, la yerba mate, es de excelente calidad, con estacionamiento de secado natural.

En Buenos Aires, Leonardo Maza se encarga de la distribución y despacho de la producción a todo el país. Él nos contó que durante la pandemia se mantuvo el volumen de venta, “ya que, al considerarse un alimento de primera necesidad, pudimos circular”.

Lo que se procesa proviene de pequeñas chacras familiares. Son productores de 25 o 50 hectáreas de tierras. Pero dentro de esas 50 hectáreas, tienen 5, 10 o como mucho 15 hectáreas de yerba. Y eso también influye en lo que se envasa, porque el volumen no es mucho; pero es el perfil que eligen cuidar para garantizar el sabor y calidad.

Al respecto, Leonardo detalla: “En cuanto a la producción, se mantuvo la cantidad de kilos producidos en la cooperativa. Esto se basa en que el proceso de la yerba mate, una vez que se cosecha la hoja y se hace el proceso de secado, después está estacionada aproximadamente de 15 a 18 meses”.

“Dentro de ese año y medio, la yerba está en el depósito y se le van haciendo controles de temperatura y humedad, etc. Es por eso que no se puede envasar una cantidad superior a la que venías haciendo, porque se saca del stock, perdiendo materia prima y no estaría bien estacionada”, agregó.

La cooperativa recibe anualmente 1.500.000 kilos de hoja verde de sus socios y elabora entre 20.000 y 25.000 kilos de yerba mate, que son comercializados en distintos lugares de la Argentina, bajo la modalidad de venta directa. 

Para poder acceder al producto, pueden escribir a yerbamatelastunas@gmail.com; y también los encuentran redes como @yerbalastunas en Instagram o Cooperativa Las Tunas en Facebook.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus