BarrioComuna 8EditorialLa CiudadLegislatura de la CiudadNoticias

PLAN MAESTRO COMUNA 8: SI AL LOTEO PRO

Como era de esperar, las comisiones de Presupuesto y Planeamiento Urbano le dieron el visto bueno

EL LOTEO SALE CON FRITAS

«Se vende» será el cartel más visto de acá en más en nuestra comuna, ya que la porfía del PRO para con la Comuna 8 tuvo éxito un año después de su primer propuesta. En la reunión de las comisiones de Presupuesto y Planeamiento Urbano obtuvo el ansiado dictamen de mayoría para tratar la iniciativa que comprenderá nuevos e inciertos destinos para la actual geografía de la Comuna 8.

A duras penas se oyó el dictamen de minoría de la oposición, pidiendo el archivo del proyecto Nº 3257-D-2012, autoría vaya uno a saber de quién, pero rubricado por los legisladores Karina Spalla y Cristian Ritondo (PRO). Justamente, esa oposición está basada en que esto no es más que una transferencia de tierras al sector privado, -punto este que debiesen firmar inclusive quienes impulsan el proyecto, ya que de ser de otra manera no habría plan ninguno, ¿no?

Risible la argumentación defensiva de Karina Spalla (presidenta de la Comisión de Planeamiento Urbano…) cuando afirmó: “Estoy totalmente convencida de que este proyecto tiene buenas intenciones. Va a haber más instancias de participación. La próxima ya es el recinto de sesiones. Hemos escuchado a todos los vecinos de villa 20 que nos plantearon un error y lo corregimos” (entérese vecino que solo si vive en la villa 20 será escuchada su opinión, porque al resto parece que no lo escuchó).

Cecilia Calderón, opinó que este “es el Plan integral para levantar todas las barreras que hoy no permiten que avance la especulación inmobiliaria en la zona, con el objetivo de revalorizar el metro cuadrado. Finalmente se desplaza, vía mercado, a los sectores bajos y medios para darle lugar a estos negocios y las clases de alto poder adquisitivo y negocios para las empresas”.

Rocío Sánchez Andía precisó: “Esta política es clara: poner tierras al mercado. El valor de la tierra en el sur de la ciudad aumentó un 92 por ciento”.

El diputado Rubén Campos coincidió y consideró además que “fracasó la política de democracia participativa ya que el proyecto debería haber sido debatido en el marco de la Comuna”.

Por su parte, Adrián Camps destacó que el proyecto “es claro en cuanto a la venta de los terrenos pero nada concreto en cuanto a los beneficios para la Comuna”.

María América González: “una vez más los vecinos comunes siguen siendo los convidados de piedra en la definición de las pautas que van a marcar el resto de su vida, aplicándose mecanismos de participación que sólo cumplen las formalidades pero que no permiten se definan desde abajo cuales son los reales problemas y necesidades a resolver, convocándoselos solamente para validar decisiones que se han tomado de espaldas a la población y de cara a los dueños del capital”.

El Diputado Fabio Basteiro (PSur) adelantó su posición para solicitar que el expediente vuelva a ser tratado en la Comisión y agregó que: «Hay que poner freno a las construcciones que impiden la absorción del terreno y por lo tanto generan más inundaciones. A su turno».

Aníbal Ibarra (FPP), también expresó su oposición al proyecto y dijo que “el nudo del proyecto es la venta de grandes extensiones de tierra en beneficio del sector privado que espera comprar barato y vender caro cuando el Estado ya haya hecho las cloacas y la red de agua”.

Claro que hubo, -por fortuna-, integrantes de la Junta Comunal, vecinos, profesionales, comerciantes y habitantes de la villa 20, que pudieron manifestarse en contra total de este proyecto con muy pocas precisiones y solicitaron la generación de instancias de participación ciudadana sobre el asunto.

Encabezó la reunión con Spalla, el Diputado Rogelio Frigerio, presidente de la Comisión de Presupuesto y asistieron los Diputados y Diputadas Gabriela Seijo, Marta Varela, Bruno Screnci, Alejandro García, Helio Rebot, Jorge Garayalde (PRO), María Elena Naddeo (FPP) y María América González (BApT).

Los autores incluyeron en el proyecto como “finalidad de la ley el desarrollo social, económico y urbanístico de la Comuna 8 de la Ciudad de Buenos Aires, a efectos de mejorar la calidad de vida de sus habitantes en forma integral, reduciendo y compensando las desigualdades zonales dentro del territorio de la Ciudad”.

A estas horas, lo que nos queda a los vecinos, es argumentar nuestra oposición si no se dan mayores precisiones sobre un plan de gestión que justamente abunda en imprecisiones sobre las formas de llevar adelante estas mejoras para nuestro barrio.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus