UN ARGENTINO CRUZÓ EL CANAL DE LA MANCHA DESPUÉS DE 63 AÑOS

UN ARGENTINO CRUZÓ EL CANAL DE LA MANCHA DESPUÉS DE 63 AÑOS

Guillermo Marro cruzó ayer el Canal de la Mancha: «Fue increíble haber logrado esto»

UN HÉROE SIN MANCHAS

Guillermo Marro, nadador paralímpico argentino, es de Pergamino y representa al club River Plate. Logró algo histórico como fue cruzar el Canal de la Mancha, junto con nadadores de Canadá, México y Colombia. Fueron el primer equipo paralímpico en lograr este cruce.

Guillermo Marro, un héroe como pocos
Guillermo Marro, un héroe como pocos

Antes que Marro, otros argentinos lograron cruzar el bravío canal: en 1950, Antonio Abertondo y en 1951, Enriqueta Duarte y en 2013, Damián Wachowicz. Pero lo de Guillermo Marro es distinto porqué el es discapacitado y su hazaña tiene desde ya otros ribetes.

-Contamos cómo fue esta experiencia del cruce del Canal de la Mancha…
-Fue grandiosa. Tenía mas o menos idea de lo que iba a ser el cruce, pero después de haberlo hecho me di cuenta que fue más duro de lo que podía esperar. El poder cruzar los 32 km desde Dover, Inglaterra, a Caláis, Francia fue más complicado de lo que me esperaba, ya que terminaron siendo 49 km por el tema de las correntadas. Las olas eran fuertes, las temperaturas muy bajas, pero pudimos superarlas y completamos este relevo, que fue el primero de la historia paraolímpica en hacerlo. Así que estoy muy contento por esto que logramos.

-¿Cómo fue el entrenamiento previo para lograr este objetivo?
-Lo que es la parte de la natación ya venía con un buen entrenamiento. Lo más difícil era soportar las bajas temperaturas, el agua suele estar entre 14º y 16º, el entrenamiento fue más que nada para acostumbrarme a las bajas temperaturas. Me daba duchas de agua fría y me metía en bañaderas con agua fría y hielo para acostumbrar el cuerpo. Y una vez allá, todos los días previos al cruce íbamos dos veces al día al Puerto de Dover para estar una hora completa en el agua fría. Durante el cruce habían olas muy altas y correntadas fuertes, pero pude soportarlo gracias a la preparación previa.

-¿Cuán importante fue la parte mental para poder soportar el frío, las correntadas y poder llegar al final del cruce?
-La parte mental fue un 95% de todo el cruce. Durante muchos años trabajé esto con psicólogos. En el último tramo bajó mucho la temperatura, las olas estaban muy altas. Veía la costa de Francia a 2000 metros, sabíamos que era difícil llegar ya que estuvimos tres horas nadando en el mismo lugar por las correntadas. En un momento dije: «Hasta acá llegué y tengo que salir», pero si lo hacía dejaba a todos mis compañeros en banda con el cruce. Estaba en mis manos poder continuarlo y decidí seguir porque sabía lo que estaba haciendo. Cuando me metí en el agua por tercera vez, hice tres partes en los relevos de una hora cada uno, se me acalambró el brazo izquierdo y era difícil nadar 45 minutos así. Pero al ver la costa del otro lado y al resto de mi equipo que nos esperaba me dio una alegría inmensa y continué.

-¿Cuándo te llegó la invitación para realizar esto?
-La invitación surgió el año pasado en el Mundial de Montreal, Canadá. Mariadne Álvarez es una entrenadora mexicana que vive en Canadá y ella lo había cruzado unos años atrás y se dio esta posibilidad de formar el primer equipo paraolímpico en realizarlo. Me llegó la invitación de parte de ella y me sentí muy agradable que hayan pensado en mi para integrar el equipo, me pareció una experiencia única y no quería dejar pasar esta oportunidad. Es algo totalmente diferente a lo que es pileta, sabía que deportivamente lo podía hacer y era una oportunidad que no podía dejarla pasar. Estoy muy contento de haber formado parte del primer equipo que lo hizo.

-¿Creés que éste era el momento indicado en tu carrera para haber hecho esto?
-La verdad que si. Creo que si ésta invitación llegaba dos años atrás, no iba a poder realizarlo porque estaba pensando en los juegos Paraolímpicos en Londres, creo que la invitación llegó en un buen momento porque falta para los próximos Juegos. Éste era el momento justo.

-¿Con qué apoyo contaste para poder viajar y realizar el cruce?
-Siempre conté con el apoyo de la ciudad de Pergamino y del Municipio. Cuando arranqué con mi carrera no existía el CENARD, que hoy también cuento con su apoyo y es muy importante. La gente de Pergamino siempre me ayudó para que pueda viajar a Mundiales. Hoy es más fácil conseguir más apoyo y también cuento con el club River Plate, el cual represento. Siempre hay gente que está dispuesta a ayudar, estoy agradecido con todos ellos.

-¿Qué cambió en la vida de Guillermo Marro en sus comienzos con la natación hasta hoy?
-En lo que es la madurez deportiva cambié mucho. Pero sigo luchando con poder alcanzar los sueños y objetivos que tengo. Soy un loco soñador, eso es el eje de mi carrera deportiva: tener objetivos, sueños y rodearme de gente que me ayuda a lograr eso. Tengo a mi familia, a la gente de la ciudad de Pergamino, que me ayudaron a estar donde estoy. Ahora soy más consciente de lo que estoy haciendo.

-¿Cuáles son tus próximos objetivos?
-El más próximo es el 6 de agosto, en Los Ángeles se va a disputar en Campeonato Pan Pacific, vamos a tratar de mejorar la marca de los últimos Juegos Paraodesur, y prepararnos para el año que viene donde están los Juegos Parapanamericanos en Toronto y el Mundial en Glasgow, Escocia. Quiero llegar de la mejor manera a mis últimos Juegos Paraolímpicos en Río de Janeiro 2016. Con entrenamiento y sacrificio se pueden lograr objetivos.

Pueden conocer más de nuestro deportista argentino en su página web www.guillermomarro.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.