La CiudadNoticiasSociedad

ANAHI GARNICA, LA PRIMERA MUJER QUE SE INCORPORO AL CUARTEL DE BOMBEROS DE LA FEDERAL

La bombera a la que le gustaba salvar vidas

El 17 de marzo de 2013, Página/12 publicó la historia de vida de Anahí Garnica, una de las víctimas fatales en el derrumbe de ayer.

Fue la primera mujer que se incorporó al cuartel de Bomberos de la Policía Federal. La nota formaba parte de una producción que reflejaba el avance de las mujeres en las fuerzas de seguridad a partir de la gestión de Nilda Garré en el Ministerio de Seguridad nacional. Aquí, el texto completo del artículo sobre la mujer bombera, que llevó como título una frase que ella pronunció en la entrevista: “Me gusta salvar vidas”.

Por Mariana Carbajal

Desde chiquita, cuando veía a su papá con el uniforme de bombero, Anahí Garnica soñaba con seguir sus pasos. Pero sabía que no iba a poder, porque en el escalafón Bomberos de la Policía Federal históricamente no se aceptaban mujeres.

Cuando terminó el colegio industrial donde cursó su secundaria y se recibió de maestra mayor de Obras, se inscribió en la Universidad Tecnológica Nacional para estudiar Ingeniería Civil. Era 2003. Y tuvo la suerte de que justo la Federal decidió abrir sus puertas a las mujeres a modo de prueba. Ingresaron ella y otras cuatro mujeres. Eran cinco y veinte varones en el aula. “No estaban seguros de que hubiera mujeres, pero querían probar”, contó Garnica, sobre ese cambio de política. En 2006, la destinaron al Cuartel 1º. Fue la primera bombera en un cuartel en la Federal. “No había ni habitación ni baño para femeninos. Me designaron a la ‘habitación de alarma’, donde las mujeres atienden el teléfono.

Ahí dormía los días de guardia. Al año siguiente me hicieron una habitación para dormir durante las noches de guardia”, recordó. Hace diez guardias de 24 horas por mes, como cualquier bombero.

Es subinspectora y, al llegar al cuartel, en 2006, con 20 años, tuvo a su cargo bomberos que rondaban los 50 años y tenían larga experiencia apagando incendios e interviniendo en otro tipo de emergencias. “Algunos se resistían a la autoridad, pero a mis compañeros varones también les pasaba. No tenía que ver con el género sino con nuestra juventud”, piensa Garnica.

“Me gusta salir a incendios, ayudar a la gente, salvar sus vidas, sus objetos, sus mascotas”, dice Garnica. Está casada con un bombero del cuartel de La Boca. “Cuando hay incendio en la Reserva Ecológica a veces nos encontramos”, cuenta.

Un día llegó a salir del cuartel para alguna emergencia 21 veces. En verano, dice, lo más habitual son ascensores detenidos; en invierno, accidentes con estufas eléctricas o velas o incendios en la calle porque gente sin techo prende residuos para calentarse. Siente que cuando hay niños y niñas en los incendios, son ellas, las bomberas, las que entablan mejor vínculo y pueden contenerlos mejor.

fuente: Página 12

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus