EditorialEfeméridesHistoriaNoticiasSociedad

FALLECIÓ VIRGINIA LUQUE

una artista como pocas

VIRGINIA DE BUENOS AIRES

«Yo nací en un escenario. De la mano del viejo Domínguez, mi padre, me trepé, entre comillas, al escenario del viejo teatro liceo. Y así nací como actriz. O sea que lo otro de cantar, fue, yo siempre digo por accidente. No (se corrige), no hay nada por accidente. La cosa esta marcada. Nosotros creemos que las hacemos y de allí tiran los hilitos y nos manejan». La que hablaba era Virginia Luque, en realidad, Violeta Mabel Domínguez, actriz y popular cantante de tangos, quien falleció a los 86 años producto de una enfermedad, según confirmaron sus allegados este miércoles.

Virgina de Buenos Aires
Virgina de Buenos Aires

DOS CANCIONES

Si bien actuó con muchos cantores, son memorables sus interpretaciones junto a Enrique Dumas, en las que además de exhibir sus maravillosas voces, tenían pases de comedia y drama en la «actuación» de esas canciones, que son geniales.

La artista murió en la noche del martes, según informaron a la agencia Télam desde la producción del programa radial ‘La noche con amigos’, que Lionel Godoy, esposo de Luque, conduce a través de La 2×4.

Luque estuvo internada hasta hace 10 días y si bien volvió a su casa, le habían armado una sala con oxígeno y enfermeras debido a lo delicado de su cuadro, comentaron los compañeros de Godoy.

El velatorio de la cantante se realizaba en la casa Zucotti, Avenida Córdoba 5084, aunque a las 15:00 sus restos serán trasladados al Cementerio de la Chacarita.

Fue una estrella del tango que se formó como actriz teatral y una figura imbatible en radio, televisión, cine y teatro. Ella contó en aquella entrevista con Tete Coustarot, que su vocación actoral fue acompañada por toda su familia, especialmente por su padre, quien -según las palabras de Virginia- había sido «un actor frustrado».

Conocida como «La estrella de Buenos Aires», el poeta Julián Centeya le dedicó los versos titulados «Virginia de Buenos Aires».

Primeros años

Sus padres vivían en la calle Laprida (actualmente llamada Agüero) 742 del barrio de Abasto. Su padre trabajaba en la sastrería Casa Muñoz y ella nació en la maternidad del Hospital Rivadavia de Buenos Aires. En el colegio era la típica chica que recitaba los poemas y ya decía que quería ser artista. Curso la primaria la escuela 25 hasta el año 1940 en el barrio de Liniers2 Uno de los hermanos Muñoz (los propietarios de la sastrería) le comentó al padre sobre un amigo necesitaba una nena para actuar en una obra en el Teatro Liceo, y allí la futura Virginia Luque comenzó su carrera artística.

Su carrera artística

Trabajó muy joven en teatro con Francisco Canaro (La canción de los barrios, 1946) y debutó en cine en 1943 dirigida por Francisco Mugica en La guerra la gano yo, donde actuaba Pepe Arias a la que seguirían Se rematan ilusiones (1944), Allá en el setenta y tantos… (1945), El tercer huésped (1946), El hombre del sábado (1947), Un tropezón cualquiera da en la vida (1949), con Alberto Castillo, Don Juan Tenorio (1949) y La historia del tango (1949) en la cual dirigida por Manuel Romero tuvo su primer papel protagónico. Con el mismo director actuó en «Arriba el telón» (1951), junto a Juan Carlos Mareco «Pinocho» y las cancionistas Sofía Bozán y Jovita Luna. En 1950 fue vicepresidente de la primera comisión directiva del Ateneo Cultural Eva Perón pero renunció a los pocos días.

Estudió canto con Julián Viñas, que hizo de su voz pequeña, una voz bien timbrada. Inicialmente Virginia Luque cantaba piezas de diversos géneros: tango, bolero, español e incluso protagonizó la película Del cuplé al tango en la que interpretaba esos dos géneros. Ella misma cuenta cómo cambió:

«Pero en una audición la conocí a Azucena Maizani. Yo estaba ensayando esa melange que me gustaba hacer. Hasta que Azucena me preguntó: Muchacha… ¿por qué cantás de todo? Yo era bastante atrevida y le dije: ¡Si el maestro de todos nosotros, Gardel, canta de todo!. Nada, ella me ordenó: ¡Cantá tango! También me apoyó para que me vistiera de compadrito».

Lucía en los filmes como una joven morocha simpática y vivaz, lejos de toda competencia con las sofisticadas estrellas de aquel momento y de la imagen más madura y seductora que luego mostró la televisión. A este último medio llegó en los años sesenta, en la época del auge de los programas musicales, y actuó en el Show de Antonio Prieto, en Tropicana Club, en La familia Gesa y durante varias temporadas en Grandes Valores del Tango, entre otros programas.

En 1985 actuó para televisión en la serie Libertad condicionada. En 1987 hizo una gira por Japón con gran éxito y ese mismo año actuó en Tango en el Bauen con Jorge Sobral y Amelita Baltar. En 1988 hizo en Argentina el espectáculo Tomodachi (Amigos), en el que estrenó el tango Fujiyama, escrito por Cátulo Castillo sobre música de Aníbal Troilo.

Se presentó asiduamente en festivales y teatros así como en las tanguerías más prestigiosas de Buenos Aires, como Casablanca, Michelangelo o El Viejo Almacén.

En 2004 tomó parte del proyecto de Café de los maestros participando en la película y en el álbum. Sirve para apreciar la calidad artística que conservaba a los 77 años en que hizo su grabación para este álbum la anécdota que cuenta el director artístico de la obra Gustavo Santaolalla:

«Virginia vino durante la grabación de ‘La canción de Buenos Aires’, y puso una voz de referencia. Es un tema que está lleno de lo que en términos musicales se llama calderón, que significa que está todo en el aire, no tiene una rítmica fija, hay espacios totalmente abiertos. La orquesta para, entra la voz (canta: “Buenos Aires, cuando lejos te vi”), y en cada una de esas paradas, la orquesta la va siguiendo a ella para volver a entrar. Yo pensé: ‘Cuando venga a poner la voz definitiva, no la va a poder grabar nunca, ¿cómo sabe cuándo tiene que entrar?’. Al otro día viene a poner la voz definitiva, y yo le digo: ‘Mire, Virginia, no se preocupe que hoy en día con la tecnología que tenemos, el Pro Tools y todo eso, si se llega a equivocar, la voz se puede correr y mover’. Ella me miró con una cara como diciendo no me ofendas, y dijo: ‘Lo voy a hacer en una toma’. Y es la toma que hay en el disco. O sea, entró y la clavó. Cuando terminó de cantar, estaba llorando.»

El poeta Julian Centeya le publicó -en forma personal- unos versos titulados Virginia de Buenos Aires

En octubre de 2011 actuó en el Teatro Enrique Carreras de Mar del Plata, en el marco del ciclo «Milongueando en el 40».5

Virginia Luque «fue la única estrella femenina durante la presentación de Café de los maestros en el Colón. Ella -literalmente- se “robó” el escenario con su histrionismo y personalidad, en una interpretación inolvidable de La canción de Buenos Aires.”

En el 2012 sufrió una caída que le provocó una infección en la piel llamada Erisipela, enfermedad que costó tratar debido a su alergia a la Penicilina.

En el 2013 presenció la publicación de su libro biográfico llamado Virginia Luque, la estrella de Buenos Aires.

Su última aparición en la pantalla chica fue en un programa conducido por Anabela Ascar en Crónica TV.

Filmografía

La guerra la gano yo (1943) dir. Francisco Mugica
Mi novia es un fantasma (1944) dir. Francisco Mugica
Se rematan ilusiones 1944) dir. Mario C. Lugones
Allá en el setenta y tantos (1945) dir. Francisco Mugica
El tercer huésped (1946) dir. Eduardo Boneo
El hombre del sábado (1947) dir. Leopoldo Torres Ríos
La historia del tango (1949) dir. Manuel Romero
Don Juan Tenorio (1949) dir. Luis César Amadori
Un tropezón cualquiera da en la vida (1949) dir. Manuel Romero
La balandra Isabel llegó esta tarde (1950) dir. Carlos Hugo Christensen
Mariposas negras (1950) dir. Carlos Hugo Christensen
El patio de la morocha (1951) dir. Manuel Romero
¡Arriba el telón! (1951) dir. Manuel Romero
La vida color de rosa (1951) dir. León Klimovsky
Sangre y acero (1956) dir. Lucas Demare
La despedida (1957) dir. Miguel Morayta Martínez
Que me toquen las golondrinas (1957) dir. Miguel Morayta Martínez
Del cuplé al tango (1959) dir. Julio Saraceni
Buenas noches, Buenos Aires (1964) Hugo del Carril
Vivir es formidable (1966) dir. Leo Fleider
Los chicos crecen (1974) dir. Enrique Carreras
Café de los maestros (2008) Miguel Kohan

(En Café de los Maestros y en Mi novia es un fantasma actuó como ella misma.)

Premios obtenidos

Premio Cóndor de Plata 1995 a la trayectoria
Premio Konex 1995: Cantante Femenina de Tango
Premio Konex 1985: Cantante Femenina de Tango

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus