BarrioComuna 4La Ciudad

SUR CAPITALINO PRESENTA: INMOBILIARIA LA 12

el periódico vecinal denunció el vínculo secreto y corrupto de barras bravas boquenses con el IVC por la asignación de viviendas

LA CASA ESTÁ EN DESORDEN

El Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) firmó un acuerdo con una asociación civil para que defina quiénes serán los beneficiarios de viviendas sociales en el barrio de La Boca, integrada, entre otros, por barras de Boca Juniors procesados por la venta ilegal de entradas.

El 2014 arrancó con la mirada crítica de varios sectores políticos, periodísticos, etc., etc, sobre el arte inveterado de la gestión macrista para subejecutar partidas asignadas en el presupuesto pasado en áreas sociales (fundamentalmente). A raíz de una de las subejecuciones más claras (la de viviendas sociales), durante las últimas semanas, el Instituto de la Vivienda de la Ciudad fue cuestionado por diferentes sectores de la oposición porteña, por subejecutar su presupuesto y otorgar durante los últimos meses menos de 600 créditos hipotecarios para familias de bajos recursos.

Ahora, tras una excelente investigación del periódico barrial Sur Capitalino (medio vecinal de La Boca) sacó a la luz que el IVC (Instituto de la Vivienda), firmó un convenio en abril de 2012, con la Asociación Civil Casa Amarilla 2005, que preside Diego Basualdo, (un dirigente social muy vinculado a la barra brava de xeneixe), para que ésta definiera los adjudicatarios de las viviendas sociales que se están construyendo en el barrio de La Boca.

El complejo de viviendas de la avda. Alte. Brown al 500 está en plena construcción por un fallo judicial, resultado de una presentación impulsada por varios actores sociales, -entre ellos la ONG de Basualdo-, que instó al IVC a que dé una respuesta concreta al déficit habitacional de los vecinos del barrio de la Ribera. Así, fue que para dar por terminado el litigio, la justicia exigió la construcción de las 1.220 vivienda pautadas en el programa “Viví tu casa” implementado por la gestión de Aníbal Ibarra», en el predio de Casa Amarilla, que como parte del acuerdo jurídico, redujo el número de casas de 1200 a las 438 que prometió el IVC.

Según la sólida investigación periodística, una vez que la justicia aprobó el plan de obras, el IVC firmó un convenio con la Asociación Civil Casa Amarilla 2005 y le otorgó la potestad de definir quiénes serían los adjudicatarios de las viviendas.

El padrón confeccionado por la entidad social, estaba plagado de irregularidades, entre ellas que a pesar que el plan apunta a mejorar la calidad de vida de los habitantes de La Boca, la nómina de beneficiarios apenas los incluía ya que más del 80 por ciento de las personas no reside en el barrio.

Otras de las irregularidades fue que la lista también incluía a Hernán Cantón, miembro de la barra brava xeneize que estuvo detenido por la causa que investigaba el manejo ilegal de entradas en el club y a la hija de Santiago «El Gitano» Lancry, otro de los detenidos por la emisión de carnet truchos.

A estas irregularidades se suma que varios de los futuros beneficiarios usaron el mismo domicilio, puntualmente la calle Irala 170, dirección de una torre que también fue construida por el IVC.

En el momento en que surgió la denuncia, el abogado Facundo Taboada, integrante del equipo de asesores de la Defensoría General de la Ciudad, afirmó que “el convenio es la privatización del clientelismo, es ilegal otorgar a un particular, en este caso una asociación, el derecho de administrar propiedades que otorga el Estado”.

Como corolario feliz de un contubernio infeliz, nos queda la satisfacción de comprobar el valor de la prensa vecinal (en serio), como Sur Capitalino, que honra su rol prefiriendo realizar y publicar investigaciones comprometidas como ésta, en lugar de la biografía de algún ñato cuyo nombre lleva una calle del barrio. Felicitaciones.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Coronavirus