«El protocolo es preocuparse por el estado del pedido»

«El protocolo es preocuparse por el estado del pedido»

Ernesto, de 63 años es repartidor de Glovo. Hace unos días sufrió un accidente cuando llevaba un pedido hacia el barrio porteño de Colegiales. Por esta razón, se comunicó con la empresa para avisarles que no podía moverse, como respuesta recibió: “¿Cómo se encuentra el pedido? ¿Está en buen o mal estado para poder ser entregado?”.

Si bien la compañía emitió un comunicado reconociendo «su error en el manejo del caso específico», Juan Manuel Ottaviano, abogado laboralista y representante de la Asociación de Personal de Plataformas (APP), afirmó que estos accidentes ocurren todos los días y, generalmente, la respuesta «es exactamente la misma». «Glovo dijo que no se trataba de la actuación de protocolo. Pero lo que nosotros vemos es que al contrario, el protocolo es ese, preocuparse por el estado del pedido y no por el estado de salud de los trabajadores que se accidentan», señaló.

Ottaviano explicó el funcionamiento de estas plataformas, en las que «las casas de comidas funcionan como proveedoras de productos alimenticios, que luego las aplicaciones venden a los negocios». Por lo tanto, sostuvo que no realizan sólo repartos.

Al mismo tiempo, el especialista hizo hincapié en la falta de regulaciones laborales sobre estas compañías. «Es de sentido común que estas personas están trabajando para las plataformas», afirmó. De hecho, indicó que pueden ser sancionados o pasibles de despidos en caso de negarse a ciertos pedidos. Por eso, pidió una mesa de diálogo con las autoridades, las aplicaciones y los sindicatos para establecer parámetros, contemplando algunos paradigmas del nuevo sistema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.