Comerciales, Empresariales y ProfesionalesLa Ciudad

VENDEDORES AMBULANTES SE ENFRENTAN CON LA METROPOLITANA EN FLORES

tras el intento de desalojo de las veredas de la avda Avellaneda, se produjo la gresca

MOTÍN MANTERO

Todo sucedió cuando a la par, CAME, FECOBA y los comerciantes instalados realizaban su novena marcha pidiendo el fin de esta mafia. Así fue que cuando la policía metropolitana intentó desalojar a un grupo de vendedores ambulantes de la avenida Avellaneda; estos les respondieron con piedrazos y sillazos; hubo cuatro lesionados por balas de goma

“Los comerciantes no quieren cortar las avenidas, quieren cortar la venta ilegal. En la Av. Avellaneda el comercio ilegal roba clientes todos los días”, manifestó Vicente Lourenzo, secretario de Prensa de CAME y vicepresidente 1º de FECOBA, y agregó “desde CAME estamos decididos a redoblar la apuesta y protestar en todo el país por este flagelo que afecta al comercio PYME”.

Los dueños y empleados de comercios de la zona se manifestaron en contra de la presencia de manteros en las veredas, bajo el lema «Ganar las Veredas»: «Si no los pueden sacar, entonces nosotros vamos a ocupar las calles y veredas», expresaron los comerciantes a través de un comunicado difundido por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Las marchas sucesivas instaban a varios de los participantes a asegurar que se venía un conflicto de proporciones, como suelen hacer estas organizaciones cuasi-mafiosas dedicadas a la explotación de cuanto lugar de alto tránsito peatonal encuentren, aunque así han sido corridos con el mismo nivel de dificultad de otros lugares.

El choque de ayer, se dio en Avellaneda al 3400, cuando una docena de efectivos de la Metropolitana intentaron desalojar a un grupo de manteros. A cinco cuadras de allí, en el cruce con Nazca, 400 comerciantes de la zona cortaron la calle para reclamar, precisamente, acciones contra los manteros, que con la venta clandestina perjudican a los negocios legalmente establecidos.

El problema comenzó cuando los pocos que fueron conminados por la Metropolitana a levantar sus puestos, recibieron “el refuerzo” del resto de sus “colegas”, doblegando así lejos el número de efectivos del cuerpo policial, merced al uso de cascotes, piedras y palos. Hubo un repliegue de los efectivos para evitar que los rodeasen y al cabo de 15 minutos llegó la Policía Federal en auxilio, y esto produjo una desbandada de los “insurrectos”

Los puesteros echaron mano de un arsenal de piedras y sillazos de un lado, a los que la fuerza policial respondió con gases y balas de goma. Este incidente, dentro de un marco de comercios con persianas bajas y patrones y empleados dentro, entretanto los manifestantes por el levantamiento de los puestos, a pesar de ser mayoría, permanecían en absoluta calma y sin echar nafta al fuego, en un gesto más que civilizado.

“¿Con qué van a pagar el aumento de la Policía si los manteros no pagan impuestos?”, se preguntó León Duer, representante de los comerciantes. “Señores funcionarios, vengan y cumplan con su función. Acá nos están saqueando todos los días. Quizá estos saqueos sean menos espectaculares, pero en Av. Avellaneda también se vende mercadería robada delante de los ojos de todos”, concluyó.

«Llegaron los policías e intentaron llevarse la mercadería de uno de los manteros, pero los otros vieron lo que pasaba y se les fueron encima. Les tiraron con los maceteros que hay en la vereda y se armó tanto lío que tuvimos que bajar de inmediato la persiana. Nunca había pasado algo así», dijo a LA NACION Denise Taibo, empleada de un local de ropa situado justo enfrente del lugar de los incidentes.

Más de un mantero ensayó una respuesta paradójica por lo sucedido, ya que justificaban los incidentes diciendo: «Nosotros salimos a defender a un compañero al que le estaban tratando de sacar la mercadería sin ningún papel o autorización. Y ellos respondieron disparándonos a quemarropa con balas de goma», mientras señalaba cuatro heridas en su espalda. ¿Sacarles la mercadería sin papeles? Curioso que quienes incumplen toda ley posible exijan de su contraparte que actúe dentro de la ley. Así y todo, el desalojo duró lo que un suspiro, porqué al rato volvieron a ocupar las veredas con su oferta ilegal.

La Fiscalía de Cámara del Oeste, a cargo de Martín Lapadú fue quién ordenó a la comisaría 50° realizar el desalojo porque una gran cantidad de manteros habían empezado a ocupar las esquinas. Según la Federación de Industria y Comercio de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), en la zona hay unos 500 manteros instalados. Según otros informantes, el circuito de “protección mafiosa” que brinda la Policía Federal desde tiempos inmemoriales en este y otros rubros delictivos, dice que si los manteros pagan para estar “un abono” semanal de $ 200 por puesto, esto haría la bonita suma de $ 100.000 mensuales (una cifra nada despreciable, ¿no?), con lo cual, combatirlos es una quimera.

En esta cruzada contra los manteros y la protección policial, CAME-FECOBA y los comerciantes tienen un aliado grande: el Gobierno Porteño. Como contramedida, la Ciudad puso unos enormes maceteros en las veredas para ocupar el sitio que usurpaban los manteros, para evitar que se vuelvan a instalar, pero la respuesta de estos ilegales, fue empezar a ocupar las ochavas, en la calle sin dejar paso sin que la Policía Federal “se entere”, claro.

“Esta es la novena vez que explicamos lo obvio. No entendemos por qué no hay respuesta ni intención de darla. Si las autoridades no pueden darla, que den un paso al costado”, reclamó Arturo Stabile, vicepresidente 2º de FECOBA.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus