BarrioComuna 8EditorialGobierno NacionalLa Ciudad

CORTE DE RICHIERI: EL MACRISMO ACUSA A LUCAS OLAZAGASTI

desde el gobierno porteño señalan que el funcionario “habría sido el cerebro del corte”

¡(H)OLA ZAGASTI!, TE ESTAMOS ACUSANDO

El corte de ayer a la mañana en la Richieri a la altura de Escalada, habría sido instigado por Lucas Olazagasti, hermano del secretario del ministro de Planificación Julio De Vido.

En principio llamó la atención la no pronta intervención de las fuerzas de seguridad para despejar la autopista y los pocos integrantes del piquete. Desde el macrismo sugirieron “oportunismo político”.

El tránsito de la neurálgica área, se convirtió en un infierno durante un poco más de dos horas, por un “piquete” de miembros de la CD y simpatizantes del club Albariños, reclamando al Gobierno porteño, la ejecución de obras en su sede de Santander, ya que el techo se les vino encima con la tormenta del 4 de abril de 2012. “El club hoy es puro escombro. El edificio ya venía deteriorado y con peligro de derrumbe, y ya cuando se cayó el techo se tuvo que hacer la demolición total», afirmó. «La promesa era limpiar el terreno y empezar a construir un nuevo espacio que nos sirva, pero hasta ahora no se hizo nada”, señaló Darío Mendoza, uno de los manifestantes, quién le dijo a Télam que la sede sigue “inutilizable”.

En cambio, la agencia estatal que maneja La Cámpora, aseguró que la protesta se levantó por la intervención de funcionarios nacionales que se comprometieran a realizar las obras necesarias en el club. “De la Ciudad, en cambio, hasta ahora nada”, dijo Mendoza.

En una entrega de insumos de informática sobrantes de la organización de los juegos olímpicos que se llevó a cabo en el Club El Ideal de Villa Riachuelo, Francisco Irarrázabal dijo a Noticiario Sur: “la actual comisión directiva del Albariños se hizo cargo violentamente, incluso con armas».

Desde el gobierno porteño señalan como ideólogo del corte a Lucas Olazagasti, funcionario del Ministerio de Planificación Federal y hermano del secretario privado del titular de la cartera; Julio De Vido, ya que lo vinculan con la actual Comisión Directiva del club.

Francisco Irarrázabal habló ayer para Radio Continental: «el reclamo de hoy suena más a oportunismo político que a otra cosa», aunque en ese momento no aclaró a quién acusaba.

LA OTRA CAMPANA

Lucas Olazagasti y su hermano José María son los “referentes” de Julio De Vido en el distrito porteño, en el que vienen trabajando hace un tiempo buscando ganar un lugar en la escena del peronismo porteño. Sus idas y venidas con distintas suertes, los encuentran hoy a la par de un tutor poderoso, pero no lo suficiente para lograr que su apellido figurase en la lista porteña del FPV, siendo corridos por sus enfrentamientos con la cúpula del kirchnerismo local y con los muchachos de la Cámpora.

El día de la publicación de las listas y ante una nueva ausencia de su apellido en ella, Lucas declaró su enojo absoluto a través de su tweet personal: “Filmus y Cabandie… Qué bueno…! No????”. Yo no milite toda mi vida para esta mierda… Me cansaron!!!” (todos estos mensajes fueron borrados luego)

Hace un par de años que Lucas salió a la luz para sus vecinos, confesando su voluntad de comenzar una construcción política propia a través de una banca como legislador porteño, -más ligada al peronismo clásico de Lugano, que a las corrientes “nuevas”-, y para ello viene sosteniendo una permanente interacción con quienes viven en su mismo barrio.

EL CLUB ALBARIÑOS

Este pedazo de historia en su sede de la calle Santander 4936 del barrio de Lugano, ha visto declinar su estrella inicial en los últimos años, con los episodios de diciembre de 2010, más el derrumbe pos-tormenta de abril de 2012, figuró más en las páginas de malas noticias que en otras.

Cierto es que distintos sectores políticos han pujado por adueñarse del club que en junio cumplió 72 años de vida. Y hoy, su CD, seguro proviene de alguno de los «palos» políticos en boga.

Al club la suerte le ha sido dispar a cada intento, pero también es cierto que con cualquier Comisión Directiva que posea, difícil (o casi imposible) le será a Albariños, -o a cualquier otro club de barrio-, reparar semejante desastre, toda vez que sus ingresos apenas alcanzan para dos o tres gastos. Y esa economía castigada hace que muchos tengan que arrimarse donde caliente el sol para que sus colores sobrevivan.

Desde ese punto; ¿cómo juzgarlos tan ligeramente y que ayuda reciben desde el estado porteño quienes hoy se han convertido en verdaderos contenedores de un amplio margen de la sociedad reemplazando a las viejas colonias, los 365 días del año?

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus