BarrioComuna 4EditorialGobierno NacionalLa CiudadSociedadVíctor José Del Vento

PUENTE ALSINA PERDIÓ SU NOMBRE POR LA LEY DEL EMBUDO

el mítico ícono porteño se llamará desde ahora “Ezequiel Demonty”

UN GROSSO PIBE, VOS…

por Víctor José Del Vento

El Puente Alsina cambió de nombre por una ley, que fue parte de “un paquete” aprobado en forma “express”. Se lo traduzco: eran “temas menores” para el Olimpo de los diputados, así que salió con fritas y cuando la apruebe el Senado será “Puente Ezequiel Demonty”, por una propuesta del Diputado Leonardo Grosso (FPV). El cambio propone honrar la memoria del joven asesinado por Policías de la 34°.

La “Ley del embudo”, no es la que fijaba que “siempre la mina más fuerte es para el más boludo”. Para nada. La verdadera ley del embudo, fue una invención que Benito Quinquela Martín le atribuyó en un reportaje en los ’60s, al ingenio del Diputado Alfredo Palacios (personaje, -y político honrado-, si lo hubo.) Pero Palacios acuñó esta frase para sus amigos, en ocasión del famoso y enorme escándalo de corrupción de 1913 bajo la Presidencia de Roque Sáenz Peña. Palacios y su Partido (Socialista) denunciaron públicamente qué los costos de los gastos de la construcción del edificio del Congreso de la Nación daban para construir cuatro edificios iguales. Y Palacios si algo tuvo, fue que no se andaba con vueltas, y declaró en el recinto: -“Aquí se ha realizado un ‘Negotium’. Y conste que empleo esta palabra como eufemismo, pues la verdadera calificación está en la conciencia y en los labios de todo el pueblo… Necesitamos saber quiénes son los delincuentes para aplicar el rigor de la Ley”.
Palacios sentenció a posteriori para sus amigos, -y la posteridad-; -“Es la ley del embudo: cuanto más débil es el ciudadano, más lo toman por boludo”. Ejemplificó así la eterna fe criolla que jamás castiga los delitos de nuestra clase política

Hoy, a resueltas de algunas leyes, los vecinos de Pompeya estamos regidos por la “Ley del embudo”.

La ley que cambia el nombre a Puente Alsina tiene como firmantes a: Grosso, Leonardo, Harispe, Gastón, Segarra, Adela Rosa, Magario, Veronica Maria, Pietragalla Corti, Horacio, Mendoza, Mayra Soledad, Perie, Julia Argentina (FPV), Alfonsin, Ricardo Luis, Garrido, Manuel Burgos, Maria Gabriel, Santin, Eduardo (UCR), Stolbizer, Margarita Rosa (GEN) y Donda Perez, Victoria Analia (Libres Del Sur) (Todos de la Comisión de Transporte) La ley arranca así: El Senado Y Cámara De Diputados,… «puentes Para La Democracia» / Artículo 1: Modifíquese La Denominación Actual Del Puente Nacional «josé Félix Uriburu», Dependiente De La Dirección Nacional De Vialidad, Subgerencia De Puentes Y Viaductos, Que Une El Distrito De Lanús, Provincia De Buenos Aires, Con El Barrio Pompeya De La Ciudad Autónoma De Buenos Aires; Por El Nombre «ezequiel Demonty». Lo cierto es que la ley salió con fritas, más allá del Voto negativo del PRO (que claro, es minoría) y queda claro con leyes como ésta, que nuestros diputados legislan desconociendo que no es lo mejor desvestir un santo para desvestir a otro.

EL HERROR

De entrada vamos mal, porqué los diputados nacionales ignoraron al sancionar la ley que el Puente hace 12 años -por ley 806/2002- se llama Valentín Alsina, y no Félix Uriburu. Un espanto. Pero no todos los legisladores son así, y prueba de ello es que Ana Carrizo, Fernando Sánchez y Martín Lousteau, hace días nomás, -bien de raje-, sacaron una ley para ver si podían salvaguardar su nombre, bajo el expediente 7723-d-2014, trámite parlamentario 136, Artículo 1: Modifíquese la denominación actual del Puente Nacional «José Félix Uriburu», dependiente de la Dirección Nacional de Vialidad, Subgerencia de Puentes y Viaductos, que une el distrito de Lanús, Provincia de Buenos Aires, con el barrio Nueva Pompeya de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; por el nombre «Puente Alsina». También es dable reconocer que en este caso la Junta Comunal se movió en pos de frenar esto y no lo consiguió. Dicho sea esto en homenaje a los vecinos independientes, -que aún persisten-, que se ilusionan cada día con una clase política que legisle sin besarse la camiseta. Los otros vecinos que solo se paran desde su trinchera seguirán castigando a diestra y siniestra según su color. Cito como ejemplo que a pesar que Pinedo (PRO) votó en contra del cambio de nombre, hay quienes lo putean -por ser del PRO, achacándole la ruina de Sáenz. Alto el fuego. Seamos justos. No existen los blancos y negros.

FINAL

Legislar en la ignorancia es lo que han hecho. No honrarán la memoria del chico reemplazando por decreto el nombre de uno de los iconos porteños por excelencia. Los fundamentos dicen que este proyecto forma parte de un trabajo de la EMEM N°3, DE 19, Escuela «Carlos Geniso», de Agustín de Vedia 2519. Es claro que los chicos no han sido debidamente culturizados en el área popular, porqué Puente Alsina representa -y cómo no- un símbolo de la resistencia popular desde siempre y Ezequiel Demonty no se merece un homenaje tan chico, se merece que haya una materia donde se enseñe su caso como el de tantos otras víctimas del terrorismo de estado en democracia.

¿QUIÉN ES LEONARDO GROSSO?

Leonardo Grosso es una joven estrella del firmamento kirchnerista que accedió a su banca en 2011, vía el movimiento “Evita”, -donde es pollo de Pérsico-, con solo 27 años, junto con las otras nueve “promesas” jovenes del FPV, que a la fecha no han hecho más que apurar las leyes que la Rosada les envía, sin demasiada iniciativa propia. De hecho, poco han demostrado en el recinto donde a pesar de la mayoría del oficialismo, casi ni se les conoce la voz. Salvo el brillante Wado De Pedro, los demás hacen agua a la hora de exponer. De proyectos ni hablar: el Cuervo Larroque no presentó ninguno. Pietragalla Corti solo rinde “homenajes”. Mayra Mendoza nada y el resto, igual. Grosso es el diputado que presentó la ley para que el pañuelo de las madres sea símbolo patrio (176 votos a favor, 7 en contra y 4 abstenciones) y que fustigó a Bernie cuando este salió a hablar sobre los extranjeros que delinquen y que ahora ve como la Presidenta dice lo mismo. Política, que le dicen.

LA MURGA MIRIÑAQUE

Este diario publicó hace más de un año, una entrevista familiar a Tito Castán (vecino pródigo). En su juventud, Tito supo formar parte de la Murga Miriñaque (1945). La murga cantaba una canción con letra de Inocencio Díaz:

A nuestro querido puente
que queremos con amor
ahora le han puesto el nombre de un horrible dictador
el nombre del puente es, lo digo y me apuro
ahora lo llaman los giles; José Félix Uriburu
Pero yo les digo a ustedes
una cosa que reanima
por donde quiera que vayan
será siempre Puente Alsina”

De los salames será el reino de las leyes … parece nomás …

(al querido Tito Castán y a la Murga Miriñaque) A la murga del Congreso Nacional, ni justicia…

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Soy el autor por el que se repuso el nombre de Puente Alsina al que fuera José F. Uriburu, como acto reinvindicativo, en la L.C.B.A. , con un solo voto en contra del que fuera diputado por la UCEDE, Julio Crespo Campos. Me he impuesto de esta situación por vecinos de la zona. Creo que se está ante una falta total de conocimiento y atropello y que se produce un conflicto interjurisdiccional entre Nación y C.A.B.A. No encuentro la forma de que el tema se conozca, aún más, de lo publicado por ustedes, para abordar una ley rectificatoria o un veto, dejando en claro que el nombre de Ezequiel Demonty es de estricta justicias para ser incluido en el catastro. Atte. Fernando A. Finvarb

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Coronavirus